Notícies

Europa Press / Redacción.
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha anunciado este martes que el 9 d’Octubre, día de la Comunitat Valenciana, y el 19 de marzo, día de San José y día grande de las fallas, pasarán a ser lunes festivos a pesar de que ambos caen en martes. Según el gobierno valenciano esta medida supondrá un impacto económico de 786 millones de euros.
Así lo ha indicado el jefe del Consell en su intervención en la Noche de la Economía Alicantina, donde también ha señalado que el lunes de Pascua “será inamovible como fiesta propia”. El objetivo de esa medida es “incentivar la actividad comercial y mejorar la productividad”.
Ahora será el colectivo fallero el que se ponga a trabajar para decidir como quiere reorganizar su fiesta para adaptarse a la nueva situación y establecer el calendario de actos en función del nuevo calendario laboral establecido a nivel estatal, autonómico y local.
Con esta medida el Consell ha dado la razón a los hosteleros que llevan años reclamando que “la cremà” se celebre el tercer lunes de marzo para alargar el fin de semana fallero a visitantes y turistas. La Federación Valenciana de Hostelería asegura que cuando las fallas caen en fin de semana los visitantes se multiplican en un 300%.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia

0 Comments

  1. No soy fallero, pero me gusta las fiestas sean de lo que sean mientras se celebren. En los proximos años dara lo mismo lunes que martes creo que no tendremos ni para horchata.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment