Oci i Cultura

Fotos: Alberto Loba y Ana Robert


Mª José Peris, Abel Zamora, Jordi Collado, Laura Valero y Miquel Mars son los protagonistas de “Los moradores de Cuatro Cruces”, una nueva serie que estos días está rodando el capítulo piloto en la espectacular Masía Perdida (o Masía del Pinar) de la localidad de Bétera. 
Bétera.com ha estado en una de las sesiones del rodaje hablando con el director y protagonista de esta nueva serie, Miquel Mars, quien nos cuenta que el objetivo del proyecto es realizar un producto televisivo diferente a las series que estamos acostumbrados a ver los telespectadores españoles: “queremos que sea oscura, tenebrosa y ácida; con una crítica humorística  y mordaz al momento económico y político que estamos viviendo”.
“Los Moradores de Cuatro Cruces” quiere lograr un código y una factura especial y para ello se inspiran en películas o series como “La Familia Monsters” o “Rocky Horror Picture Show”. La estética, la fotografía y la post-producción serán, según Miquel Mars, la clave para lograr un producto muy cercano a lo que se hace en Estados Unidos pero totalmente nuevo para el panorama televisivo español. 
La localización no podía ser más perfecta. La Masía Perdida de Bétera es mucho más de lo que esperaban. El dueño de esta espectacular casa les ha cedido el espacio desinteresadamente durante unos días. “Cuando llegamos alucinamos con el espacio, estamos aprovechando cada rincón tanto de la parcela exterior como del interior de la casa. Es perfecta para transformarla en la Mansión Cuatro Cruces”.  
Cada fin de semana esta masía se transforma en el escenario de acontecimientos familiares como bodas o comuniones, pero durante estos días, cinco personajes extraños, dispares y excéntricos moran por las habitaciones y los jardines de esta mansión.
El equipo Cuatro Cruces está formado por 16 profesionales del sector audiovisual valenciano. Todos ellos participan entusiasmados en este proyecto en el que están aportando sus ideas desde el principio con una implicación total y absoluta. Por el momento en este primer capítulo actores y técnicos están trabajando sin apenas presupuesto y sin remuneración económica.
El plan A consiste en grabar el capítulo piloto y venderlo a alguna cadena televisiva por un precio razonable, si lo consiguen ya tienen en mente una primera temporada compuesta por 10 capítulos de 20 minutos. Si no lo consiguen optarán por el plan B: poner en marcha una web donde los internautas puedan seguir la serie on-line. El Plan C es rendirse a la crisis que está viviendo el sector en Valencia, pero esta opción,ni la contemplan.
 
Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment