Festes de BéteraOci i Cultura

Foto: Bes Audiovisual


Más de 400 personas acudieron el pasado sábado vestidos de gala a la tradicional Cena de San Valentín que celebraron los Mayorales y las Obreras de las próximas Fiestas de Agosto de Bétera.
Este año la cena se celebró en el Restaurante Rossinyol, allí los comensales deegustaron un elaborado menú compuesto por: sopa de marisco, merluza, solomillo y sopa de piña con helado de coco.
Pero la fiesta comenzó mucho antes de la cena cuando los Mayorales recogieron a cada una de las Obreras de 2013 en sus casas; fue entonces cuando los vecinos de Bétera pudieron verlas por primera vez vestidas de gala con espectaculares vestidos, tal y como manda la tradición.
Vestida de largo y de color morado, aparecía elegante la primera obrera casada, Mamen Romero, quien optó por llevar el pelo recogido y una estola de piel para resguardarse del frío. Después el pasacalle se dirigió a por la primera de las Obreras solteras, María Guerrero, quien eligió para la ocasión con un vestido verde y negro con escote palabra de honor que resaltaba su figura.
Tras la primera pareja. los Mayorales de 2013, también elegantemente vestidos, acudieron a casa de la segunda obrera casada, Cristina Ballesteros, quien optó por un vestido bordado en plata de media manga y una elegante estola de piel blanca. La última en salir de su casa, fue Noelia Garrigós, la obrera soltera optó por un precioso vestido beige con escote palabra de honor y una espectacular y trabajada falda abullonada.
Tras la cena, las cuatro obreras y cuatro de los mayorales sorprendieron al público con una actuación de bailes de salón que llevaban preparando desde el mes de octubre. Tras la demostración, el baile se abrió a los comensales que alargaron la fiesta hasta la madrugada.
 

Foto: Bes Audiovisual


Foto: Bes Audiovisual


Foto: Bes Audiovisual

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

0 Comments

  1. Si señor! Un buen ejemplo de austeridad y solidaridad con las familias que lo están pasando mal. Siento decirlo pero da un poco de nauseas tanta ostentación cuando hay vecinos que no tienen que echarse a la boca.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment