Notícies

Farolas en el PAI "El Terrer de Bétera"

Bétera.com publicaba hace unos días una noticia en la que nos hacíamos eco de las quejas tanto de la oposición en Bétera como de numerosos vecinos que aseguran que en algunas zonas de Bétera, como en “El Terrer” las estrechas aceras de nueva construcción y las farolas impiden el paso de carros y sillas de ruedas de personas con movilidad reducida.

Tras esta denuncia el Ayuntamiento de Bétera nos ha hecho llegar un informe elaborado por la propia arquitecta municipal, Inmaculada Buldú, en la que asegura que “todas las calles del ámbito de PAI “El Terrer” existe una de las aceras completamente libre de obstáculos, sin farolas, con anchuras de 1,50 metros y en la acera opuesta se garantiza el ancho mínimo para permitir el acceso de movilidad reducida”.

El informe urbanístico insiste en que “las aceras se cumple con anchos de 1,50 metros, únicamente en los puntos donde existen farolas, se reduce este ancho a pasos que oscilan entre 90 cm y 1 m, así pues se garantiza el acceso para personas con movilidad reducida”.

El escrito confirma que “un único punto en la Calle Virgen de la Merced no ha podido mantener estos anchos, si bien y hasta que exista la posibilidad de reubicar esta farola en la fachada, existen itinerarios alternativos accesibles”.

Otras zonas de Bétera 

Acera en mal estado en la Urbanización Montesano de Bétera

El informe detalla la situación de la nueva zona de “El Terrer” pero no dice nada de otras zonas como la Urbanización Montesano donde la colocación de las farolas y el estado de las aceras es “deplorable” según los vecinos de la zona.

Otro vecino de Bétera nos alertaba también de este mismo problema a la altura número 6 de la calle Les Maces, en la que una farola instalada justo en medio de la acera muy cerca del Centro de Salud de Bétera,  impide el paso a personas con movilidad reducida a pesar de estar situado muy cerca del Centro de Salud y de una residencia de ancianos.

Farola en medio de la acera en la Calle Les Maces
Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

0 Comments

  1. La señora Buldu no tiene movilidad reducida, y que otras personas la tengan le importa muy poco. La señora Buldu, que se puede mover, tendria que visitar las obras que defiende como justas calles como las del R3, por donde las aceras se acoplan a los garages como en otras calles de Betera,se tendria que pasar por la calle Benaguacil, donde farolas y arbustos obligan a los peatones a bajarse de la acera. Tendria que comprobar como sus aceras hacen unos badenes en la entrada de los garages con peligro para los viandantes, yo tenia entendido que las aceras eran eso, para viandantes, y no una montaña rusa

  2. Yo pienso que es muy triste y desafortunado intentar comunicarle a una institución, que está para atender a los ciudadanos, la deficiencia en la construcción de las calles, y que se niegue a contestar.
    Y lo que dicen en su respuesta, esta vez si respondieron obligados por el Síndic de Greuges, es que han cumplido con la normativa y que no han respondido porque en este caso se cumplia con la normativa. En mi parecer siempre hay que responder a las quejas, aunque se cumpla con la normativa. Porque tienen que servir al ciudadano y no a la normativa. Yo se de un local en Bétera que tuvo que cerrar por no adaptar el local a personas con movilidad reducida, así que es un poco absurdo no obedecer normas que se obligan a cumplir en otros contextos.
    Me imagino lo que deben pensar los gestores de este pueblo: “esas obras se hicieron hace años y se quejan ahora. Se quejan por vicio. Lo habitual es que haya dos aceras por cada calle, así que perfectamente se puede utilizar la otra acera. ”
    Por último ese escrito lo que hace es retorcer el lenguaje hasta la desambigüación del significado. Las palabras hablan por sí solas. Mal asunto…

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment