La Diputación de Valencia va a poner en marcha durante este verano una nueva línea de ayudas sociales dotada con 500.000 euros que servirán para financiar la comida del mediodía de los escolares de familias con dificultades económicas y que se encuentran en una situación de necesidad por el cierre en la temporada estival de los comedores escolares. Se trata de una “emergencia” y el objetivo es que “ningún niño de la provincia de Valencia se quede sin algo tan elemental como es la alimentación”.

Así lo han explicado en rueda de prensa el presidente de la corporación provincial, Alfonso Rus, y la responsable del Área de Bienestar Social y Educación, Amparo Mora. La iniciativa, han apuntado, viene dada por el trabajo realizado desde el  Observatorio Social de la Diputación que ha detectado la necesidad de cubrir la alimentación básica a los niños de segundo ciclo de Educación Infantil y Primaria durante los meses que no hay comedor escolar.

Las ayudas destinarán medio millón de euros para la comida de lunes a viernes a menores de 3 y 12 años, desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre. Se calcula que, de este modo, se proporcionará una comida diaria a un total de 2.325 menores que seguirá la normativa de nutrición que marca la Conselleria de Educación. El precio de menú es de 3,30 euros y se repartirán 151.151 comidas.

Serán los ayuntamientos los que harán llegar a la Diputación las necesidades de sus poblaciones y los que decidirán el lugar y la forma en la que se dispensarán las raciones en función de sus circunstancias y disponibilidad.

Por ello, la diputada Amparo Mora ha realizado un llamamiento a los consistorios y al personal de servicios sociales para que envíen las peticiones lo antes posible, hasta el 26 de junio preferiblemente.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment