OPINIÓN 
Luis Poveda, Coordinador Local EUPV-Bétera 

El Partido Popular ha iniciado un nuevo ataque a los derechos de los y las pensionistas, utilizando un discurso basado  en una pretendida defensa del Sistema Público de Pensiones, que estaría amenazado por el incremento previsible de la esperanza de vida, que unido a un presunto y amenazante  “colapso demográfico” está provocando y provocará  un creciente peso del número de pensionistas sobre el total de la población.

Se trata de un discurso falaz y demagógico, que es preciso combatir enérgicamente, porque el sistema público de pensiones no está amenazado. El planteamiento del PP responde a una exigencia de la troika cuyos objetivos son : extender en España el sistema privado de pensiones para continuar fortaleciendo el capital financiero y asegurar que el Estado deja libres recursos suficientes para pagar la deuda al sistema financiero internacional.

Nos encontramos ante una nueva piedra angular de la contra-reforma que está aplicando el Partido Popular a toda la ciudadanía. Plantear para el próximo año un incremento del 0,25% de las pensiones cuando se prevé una tasa de inflación del 2%  es meter la mano en el bolsillo de los pensionistas, haciéndoles perder nuevamente poder adquisitivo.

Por parte del Gobierno parecen olvidar que en estos momentos son miles de familias las que  cuenta con la pensión de sus mayores como único ingreso familiar, por lo que la con la no revalorización de las mismas según el IPC, están  contribuyendo a generar un verdadero drama económico y social de gravísimas consecuencias.

Tras constatar que el sistema público de pensiones solo puede estar amenazado como consecuencia de las políticas neoliberales que el gobierno del PP está aplicando,  es necesario aplicar otras medidas para consolidarlo, garantizarlo frente al ataque de los representantes políticos del capital financiero y mejorarlo de forma que sea posible avanzar hacia la jubilación a los 60 años, y aumentar las pensiones, fundamentalmente las más bajas, mejorando la capacidad adquisitiva  de los pensionistas.

Desde EUPV, consideramos que al contrario de lo que pretende el Proyecto de Reforma, que no es otra cosa que debilitar el sistema público de pensiones  mediante un recorte brutal y, en consecuencia, de sus recursos, es necesario fortalecerlo, en primer lugar, mediante la modificación de ingresos de la Seguridad Social.

Igualmente creemos que sería necesario para hacer frente a la consolidación coyuntural inmediata del sistema público de pensiones aplicar entre otras las siguientes medidas: elevar los topes de cotización máxima a partir del 1 de enero de 2014, incremento de la cuota patronal en las contingencias comunes en las horas extras ( en contratos a tiempo completo un 50% y en contratos a tiempo parcial un 100% ), combatir las practicas empresariales de despedir a los once meses, de terminar los contratos los viernes o de contratar a falsos autónomos, lucha eficaz contra la economía sumergida, etc.

Mientras que el gasto en  pensiones sobre el PIB es en España del 10,2% la media de la UE se sitúa en el 13,5% ; algo más de 3 puntos de diferencia, por tanto un margen importante, comparando España con la media de la UE.

Por último desde EUPV, pensamos  que poner  los recursos necesarios para el fortalecimiento del sistema público de pensiones  no ponen en peligro la economía, al contrario, contribuyen a mejorar el consumo, elevar la confianza y garantizar la cohesión social. Frente a ello, el Gobierno del PP ha tomado una decisión ideológica: pretende aprovechar unas circunstancias coyunturales para imponer una reforma estructural del sistema público de pensiones.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment