Opinió

OPINIÓN

“Levantar la moral a la tropa” por Alejandro Campillo, escritor y ciudadano de Bétera 

Antaño se comentaba mucho que a los jóvenes que hacían el servicio militar obligatorio en España, se les solía poner en los alimentos grandes cantidades de bromuro para “no levantar excesivamente la moral de la tropa”. Aunque de vez en cuando llevaban a una corista o cantante exuberante al patio del cuartel para que con sus discretos encantos la tropa se desahogara entre vítores y aplausos. Disculpen el toque de humor, pero es para no llorar.

El que ciento de tunecinas hayan viajado a Siria para complacer todo tipo de deseos sexuales a la tropa en una yihad del sexo, ése pronunciamiento sexual del Islam, fatua o yhihad al nika, resulta tan indigno y humillante para la mujer, que tan sólo el fruto de la incultura e ignorancia está consiguiendo que hasta las diosas en la India sean golpeadas y lloren. Dicen que es para “levantar la moral de la tropa”. Que debe de ser algo parecido a matar, violar y masacrar disparando con un pene, después de fornicar 100 veces con la misma mujer y remitirla a su casa embarazada, cómo recompensa a “sus santos servicios”.


Imprimir article
Comenta aquesta notícia

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment