Opinió

OPINIÓN 

168642_169039796474321_6087463_nPilar Ros, Secretaria General PSPV-PSOE Bétera 

Llevan años queriéndolo hacer y ahora con la nueva ordenanza lo van a intentar. Las protestas en la plaza más emblemática de Valencia molesta al PP y más cuando esta plaza está pegada al Palau de la Generalitat Valenciana o lo que es lo mismo, a las puertas del despacho de Alberto Fabra, el President de todos los valencianos.

Según el texto de la nueva ordenanza de ocupación del Ayuntamiento de Valencia, donde manda Rita Barberá con mayoría absoluta desde hace siglos, “no se autorizará ninguna solicitud de ocupación del dominio público municipal en los espacios centrales de la Plaza del Ayuntamiento y de la Plaza de la Virgen, quedando los mismos reservados para los actos que pueda organizar el ayuntamiento, así como para aquellos en los cuales participe o colabore este”. Esto se traduce en que las concentraciones para aclamar a la Geperudeta el día de la Virgen de los Desamparados están autorizadas, también los días de la ofrenda o los días de la Feria de Julio, pero nada más.

Recuerdo que hace unos años ya hubo un adelanto de esta noticia que ha corrido como la pólvora en cuestión de horas ante la indignación de los valencianos por las redes sociales. En 2010 al sector más rancio del PP en el Ayuntamiento de Valencia ya les vino mal un acto para conmemorar el Día Mundial del SIDA; por esas fechas la Coordinadora de Asociaciones de lucha contra el Sida de la Comunidad Valenciana, Calcsicova, denunciaba que el Ayuntamiento de Valencia, se negaba a que ese año la entidad celebrase la conmemoración con actos en esta plaza, como se llevaba haciendo 13 años. El motivo es que aseguraban los responsables de Carcicova es que les habían dicho que sus actos eran irreverentes, muy escandalosos y que repartían condones en la vía pública. Finalmente y ante las críticas recibidas Barberá no tenía más remedio que ceder y dejar que se informase y realizaran talleres informativos para prevenir el SIDA, también a las puertas de la catedral de Valencia.

Este acto sirvió para dejarnos caer lo que pensaban pues el Concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez declaraba:  “yo es que quitaría todo de allí, como en la plaza del Pilar en Zaragoza”. “Es un lugar de culto”, añadió, “lo quitaría todo menos los actos institucionales”.

Plaza VirgenComo es lógico la oposición lo criticó duramente en esos momentos y vuelve a lanzarse ahora contra la nueva ordenanza. El PSOE  ha recordado a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que cualquier limitación de este tipo colisiona con el derecho de reunión y manifestación que está recogido en el artículo 21 de la Constitución Española. Salvador Broseta, portavoz de los socialistas en el consistorio valenciano, ha criticado que el PPCV pretende “coartar la libertad de los ciudadanos a través de todos los ámbitos administrativos” con esta medida, que para los socialistas es un proyecto “de represión ciudadana”.

Por último, ha advertido de que, si se aprueba el borrador de la ordenanza de ocupación, “se limitaría el derecho de concentraciones como la de la Asociación de las Víctimas del Metro”.

¿Qué pretenden con esta nueva ordenanzá desde el partido socialista lo tenemos claro: crear una herramienta para acallar las voces que salen a criticar la gestión del PP, no a las puertas de la Basílica sino a las puertas de la Generalitat Valenciana. Los socialistas no vamos a permitir que que nos recorten derechos y nos restrinjan el derecho a protestar, sólo faltaría eso. Van a tener que recular, tragarse su ordenanza y dejar que la Plaza de la Virgen sea como ha sido siempre, una plaza para los ciudadanos y no sólo para los ciudadanos católicos.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment