FallesNotícies

Colorido, diversión, música, risas y baile. La Cabalgata fallera celebrada ayer por la tarde en Bétera se convirtió en una fiesta ambulante que recorrió numerosas calles de la localidad. Ninguno fallero se quiso perder este pasacalle en el que por unas horas cambiaron los trajes tradicionales para los disfraces más originales.

A las cinco de la tarde salía de la Glorieta el desfile encabezado por la Falla Gran Vía del Sur que este año ha optado por unos disfraces muy acordes con  su monumento “A les portes del paradís”, por ello pudimos ver duendes, hadas y elfos llenos de color y fantasía. Con ellos estuvo la Fallera Mayor de Bétera, Mª José Granell, quien antes de participar en la Ofrenda a la Virgen disfrutó con su comisión de la fiesta.

La falla La Barraca, al igual que la temática de su monumento, optó por disfrazarse de romanos y griegos con las características túnicas blancas y doradas, hojas de laurel en la cabeza y soldados de la curia.

El Carraixet optó por el mundo de la cocina. Los falleros de esta comisión quisieron llevar a las calles de Bétera los populares programas de cocina que han invadido la parrilla televisiva en estos últimos meses. Así pudimos ver cocineros, cazuelas, frutas, verduras y a cocineros tan famosos como Chicote.

Los falleros de El Junqueral quisieron emular la cultura egipcia acorde a la esfinge que preside su monumento. Y para terminara la Falla Gran Vía del Este convirtió las calles de Bétera en un gran tablao flamenco lleno de color y lunares.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment