Comunitat Valenciana

olivasEP/ La Fiscalía solicita una pena de tres años de cárcel para el expresidente de Bancaja y expresidente de la Generalitat Valenciana, José Luis Olivas, por presunto fraude fiscal, en relación con unos trabajos facturados al empresario Vicente Cotino, sobrino del expresidente de las Corts Juan Cotino. En concreto, supuestamente el empresario pagó 580.000 euros a una empresa de Olivas por unos trabajos que no existieron y por los que el primero se desgravó la factura, causando así un perjuicio a Hacienda.

Así consta en el escrito provisional de la fiscal, en el que se le reclama la misma pena de prisión para Vicente Cotino y se solicita la apertura de juicio oral para ambos, y para las sociedades Grupo Fiscal Asedes Capital S.L., Sedesa Inversiones S.L. e Imarol S.L.

La fiscal estima que tanto Olivas como Cotino podrían haber incurrido en un delito contra la Hacienda Pública y en un delito de falsedad documental, y junto a la pena de cárcel, les reclama el pago de una multa de 202.700 euros.

Los hechos se remontan al año 2008. En ese periodo, Vicente Cotino era dueño y administrador único del Grupo Fiscal Asedes Capital S.L., al que pertenece, entre otras, la empresa Sedesa Inversiones S.L., cuyo objeto social era el sector de la construcción y energético. Por su parte, Olivas era administrador y socio al 50 por ciento, con su esposa, de Imarol S.L., destinada al asesoramiento de empresas y a la inversión patrimonial.

La fiscal estima que ambos, “actuando de común acuerdo y con ánimo de defraudar a la Hacienda Pública”, decidieron que una transferencia por importe de 500.000 euros más 80.000 euros de IVA que hizo Sedesa a Imarsol fuera contabilizada y consignada en la declaración del Impuesto de Sociedades de 2008 del Grupo Fiscal Asedes Capital como gasto deducible.

Para ello, crearon un documento que “aparentaba” ser una factura firmada por Olivas, en la que se documentaba que el cobro por la empresa Imarsol a Sedesa se debía a unas supuestas actividades de gestión y asesoramiento en la venta por Sedesa a Endesa de su 25 por ciento en Proyectos Eólicos Valencianos S.A.

Esta actividad de gestión y asesoramiento “no existió”, al realizar dicha venta la empresa Inversiones Alternativas Energéticas, propietaria de las acciones y también perteneciente al Grupo Asedes, “sin intervención alguna” de Olivas, “tratándose el pago de una liberalidad de Cotino al otro acusado”, que “en ningún caso puede ser considerada gasto deducible en el Impuesto de Sociedades”.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment