Camp de TúriaNotícies

Manuel-Civera-LliriaEl pacto de gobierno en Llíria formado tras las elecciones del 24 de mayo no parece que haya sido un camino de rosas, según ha explicado Compromís-MOVE en un comunicado colgado en su página web este miércoles. Admiten que desde el principio hubo dudas pero aún así apostaron por el cambio político en la capital de Camp de Túria, “dicen que los comienzos no son fáciles, y este no lo fue menos, ante la propuesta y la palabra nos encontramos malas formas, personalismos y lo que más nos preocupó, falta de ideas y de proyectos”, afirman.

Según afirman, desde que dieron su voto a Manuel Civera para que pudiese convertirse en alcalde de la localidad y formaron gobierno sumando los 8 concejales PSPV y los 5 logrados por Compromís-MOVE la relación no ha sido de igual a igual sino de subordinación a los socialistas, “duro, ha sido muy duro y frustrante que ante tus ideas la contraargumentación sea que yo tengo más concejales y por lo tanto tengo la razón, sin aportar ninguna propuesta constructiva”.

Al parecer el pacto de gobierno han sido 4 en meses de tensión y de “anécdotas dantestacas” que ahora ha estallado con la aprobación de la cesión del terreno para la construcción de una subestación eléctrica en el polígono de Les Carrasses, “nuestra concejala de Gestión Urbanística, Elena Jiménez, ha trabajado intensamente en buscar opciones que se ajustan a la legalidad, sean sostenibles y justas para el ciudadanos de Llíria. Pero paralelamente el señor Alcalde, a espaldas de la concejala competente, inicia una serie de reuniones con Iberdrola, en las que al darse cuenta de nuestra compañera de que se estaban realizando, se le prohíbe la asistencia, además de que se le retiran las competencias relativas a este polígono”, han afirmado en el comunicado.

Según afirman, fruto de las reuniones del PSPV con la empresa de suministro eléctrico, nace un acuerdo por el cual “esta propuesta pretende regalarle el suelo público a Iberdrola ante los informes de los técnicos donde se tasaba el canon en 800.000 euros. Este acuerdo es totalmente arbitrario y sólo beneficioso para la empresa eléctrica y la empresa urbanizadora (Bertolín)”, explican. Un acuerdo que Compromís se negó a aceptar y rebatió con nuevas propuestas.

En esta situación se llega a esta misma semana cuando el Alcalde convoca una Junta de Gobierno. “Minutos después, antes de comenzar esta Junta, el Alcalde pide a nuestra compañera que se retire de este órgano de decisión porque como él es el presidente de la Junta, él puede decidir quién puede estar ahi. Ante esta situación el resto de compañeras no podemos hacer otra cosa que solidarizarnos con nuestra compañera y retirarlos también y por tanto ausentarse de la Junta de Gobierno”, afirman.

“Queremos expresar nuestro malestar por no haber conseguido un entendimiento, un entendimiento que formara un equipo de gobierno fuerte y sólido que hiciera frente a la situación en que se encuentra nuestro municipio, con políticas innovadoras, sociales, cercanas y progresistas”, afirman.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment