Falles
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

EP. Las Fallas 2016 ofrecerán una mascletà “inédita” con más pólvora, color y duración para “hacer mucho ruido” y tratar de explicar a la Unesco de por qué esta fiesta debe ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Así, el próximo 29 de febrero a las 14.00 horas, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia acogerá este espectáculo pirotécnico con más de 100.000 detonaciones, nuevas técnicas en la pólvora, controlada cien por cien digitalmente y un final atronador.

La iniciativa ha sido presentada en una rueda de prensa este martes en la que han participado el concejal de Fiestas y Cultura Popular del Ayuntamiento de Valencia, Pere Fuset; la fallera mayor, Alicia Moreno, la directora de marca y el director de relaciones institucionales de Amstel, Elena Morales y Pablo Mazo, respectivamente, y Vicente Caballer hijo.

La iniciativa forma parte de una campaña con la que Amstel, el consistorio y la Junta Central Fallera pretenden “hacer ruido” y recabar apoyos a la candidatura de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad a la espera del mes de noviembre, cuando se conocerá la decisión de la Unesco.

“Si algo representa al pueblo de Valencia son las Fallas y la ciudad necesita nuestro apoyo, junto con las instituciones”, ha asegurado Vicente Caballer.

El pirotécnico ha explicado las características de esta mascletà “especial” que, aun manteniendo los aspectos representativos de esta manifestación típicamente valenciana, va a incluir una especie de preámbulo sonoro “para mostrar al mundo y a la Unesco cuáles son los sentimientos y la pasión que generan las Fallas y cómo es una mascletà”.

Para ello, se incluirá una serie de efectos pirotécnicos de sonido y color para representar y “contar mediante la pólvora por qué las Fallas deben ser declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial Universal”.

Nuevas técnicas en pólvora

El espectáculo pirotécnico incluye más de 100.000 detonaciones y nuevas técnicas en pólvora, y estará controlada de manera digital en su totalidad.

La mascletà “dará un paso más”, pero sin dejar de ser “tradicional”. “Queremos que la Unesco sepa cómo es y debemos respetar su parte clásica”, asegura Caballer hijo. El disparo durará un poco más de lo habitual e incluirá efectos de color y sonido para “darle color a la fiesta”. Además, se usará más pólvora de lo habitual, dentro de lo que el reglamento establece, para hacer “mucho ruido”.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Post comment