ABRÁZAME

Abrázame,

no me preguntes por qué,

solo abrázame.

Deja que sienta tu vida

latir junto a la mía.

Deja que tus brazos

ahuyenten de mí el fracaso.

No me sueltes,

no quiero caer en la cruel soledad

sin saber lo que hacer.

Abrázame,

no me preguntes por qué,

solo abrázame.

Autor Rafael Bertomeu
Imprimir article
Comenta aquesta notícia