EL MALHECHOR FUE SU CONDENA (5é poema del poemari “El alivio en mis versos”)

Avaricioso sin corazón ni piedad,
quería su bolsillo sangrar sin importar
su malaria por su maldad,
tipo infernal quiso su alma castigar.

Era tierno, divertido y alegre
generoso más que nadie
dulce cual la miel
bien amado y honorable
con voz alegre. ¿ Qué te hizo él
para castigarle?
Violento y perseverante castigador
tú timador daño le hiciste
y a su parienta agrediste
la amenazaste gran humillador
entre gente humillaste.

Lo siento pero ni olvido ni perdono
ya que tu crueldad fue su infierno.
Corazón impuro tú, que apuñalas a otro más puro,
en ti naciente la maldad que crece,
y cada vez más te vence.
Dime el porqué de tu cerebro inmaduro,
y siempre haces perecer al que nada te hace
pués la maldad envuelve al mundo
que al mal defiende y al bien estremece
y sufre su gruñido más profundo.
No sé si ser honrado o malvado,
si ser alegre o malhumorado,
ya que acciones buenas no agradecen
sin nada hacer los problemas vienen.

Autor: Miguel Esono
Imprimir article
Comenta aquesta notícia