El sistema d’alerta ràpida de productes perillosos no alimentaris de la Unió Europea (RAPEX) ha traslladat un problema de frenat detectat per diversos fabricants de cotxes. Un problema que afecta la bomba de buit i que podria reduir o fins i tot eliminar l’ajuda al frenat, posant en risc la seguretat dels seus ocupants, enlace a la web de la Comisión europea.

La alerta afecta a una amplia gama de vehículos fabricados entre marzo de 2013 y abril de 2017 por tres marcas francesas que comparten ciertos componentes mecánicos. En concreto a algunos de estos modelos:

Citroën Berlingo, C3, C3 Picasso, C4, C4 Cactus, C4 Picasso, DS3 y DS4, Peugeot 208, 308, 2008, 3008, 5008 y Partner.

OCU entiende que los fabricantes de los vehículos afectados se irán poniendo en contacto con los propietarios para sustituir la pieza dañada, que deberá hacerse de forma gratuita y lo antes posible.

En cualquier caso, OCU recuerda a los propietarios de uno de estos modelos que pueden ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente para conocer si su vehículo está entre los afectados; especialmente aquellas personas que hayan cambiado su dirección y los propietarios de modelos de segunda mano, ya que el fabricante podría no disponer de sus datos de contacto. Además, OCU permanecerá a atenta a la resolución de este problema por si fuera necesario defender los intereses de los afectados.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia