Sr. Concejal de Fiestas:

En su exposición de motivos sobre la Moción para el mantenimiento de la alameda escultor Ramón Inglés, “toda la alameda”, como espacio libre de fiestas taurinas, montó un batiburrillo mezclando votos con prohibición, mesa de trabajo, empatía, tolerancia, los
cohetes, el confeti, las fallas y la “lidia” con los vecinos y vecinas”… Así todo mezcladito, pero sin decir nada, habla de trabajo, negociación… y, haciendo política añade, ¿Qué entiende usted por hacer política?, ¿Hacer lo que usted dice? Habla usted de
enfrentamiento entre vecinos, eso lo hace usted muy bien. Pone en marcha su particular ventilador de descrédito y el resultado está a la vista, enfrentamiento entre vecinos. Es usted portador de todos los defectos que no debe tener un buen político: es arrogante,
soberbio, maleducado, autoritario, no tiene credibilidad, carece de compromiso social y sin un ápice de autocrítica.

El diccionario de la RAE define la estupidez como “torpeza notable en comprender las cosas”, decía Dietrich Bonhoeffer, en su teoría sobre la estupidez humana, que las personas estúpidas son más peligrosas que las malas. En este contexto definió en una de
sus cartas: “Contra la estupidez no tenemos defensa. Ni las protestas ni la fuerza pueden tocarlo. El razonamiento no sirve de nada. Los hechos que contradicen sus prejuicios personales pueden simplemente ser descreídos; de hecho, el estúpido puede contrarrestarlos criticando, y si son innegables, pueden simplemente dejarlos de lado como excepciones triviales.

Y ahora, saca usted de su chistera, un decreto de alcaldía, el nº 276 del 9 de febrero de 2022, en el que nos viene a decir que tiene competencia para autorizar la celebración de los festejos taurinos donde y cuando le de la real gana y atendiendo a la petición de la
Peña taurina, determina las calles y las fechas donde se han de celebrar los citados festejos “culturales” y se queda tan pancho.

¿Y los vecinos/as de esas calles?, ¿Ya se ha reunido con ellos?, ¿Se ha sentado a negociar?, ¿Ha creado una mesa de trabajo?, ha escuchado sus peticiones?,  ¿Ya les ha hablado de tolerancia? ¿Dónde ha quedado su empatía? Es usted un “venditio fumi”. Me pregunto como una persona tan inepta ha llegado a tal posición.

Pero la culpa de la situación en la que estamos, no la tiene usted solo, la sra. Alcaldesa es la responsable última de este desvarío, es la que firmó y dio el visto bueno al citado decreto.

Déjense ya de tantas fiestas, de tanto “circo” para distraer al personal, no insulte nuestra inteligencia. Señora por favor, dedíquese a trabajar por el pueblo, patearlo y ver la cruda realidad, los problemas de infraestructuras, de limpieza, de asfaltado, de aceras
inadaptadas a las necesidades de las personas con problemas de movilidad.

Recuerde usted su famoso Pacto de Gobierno “gobierno municipal con el objetivo de liderar el “progreso” de Bétera”, ¿Qué progreso? Será el de esas dos urbanizaciones de alto standing, esas sí que han progresado, en detrimento de otras muchas y del pueblo.

Es una constatación evidente que la suciedad avanza en nuestro pueblo, basta con darse un paseo por él, para percatarse que está sucio y abandonado y si uno recorre zonas algo más alejadas del centro, la cosa no hace más que empeorar.

Queremos y exigimos un pueblo, transparente y honesto en lo económico, tranquilo y confiable en seguridad, limpio, saludable, habitable, ecológico, cómodo, transitable, respetuoso con los derechos de los animales y suficientemente atendido en sanidad y
servicios sociales y si usted no se siente capacitada para realizar esta misión…

Ángel Rivero Rivas. Ciudadano de Bétera.
*Betera.com vol deixar clar que aquest escrit és un article d’opinió d’un veí del municipi i s’ha transcrit conforme ha sigut enviat. Per tant, no es fa responsable de les paraules abocades en ell, però sí que està obert al fet que les persones que puguen aparéixer en aquest escrit, es vegen implicades o afectades, ens envien un aclariment o rèplica.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia