La Diputación de Valencia ha organizado la exposición itinerante ‘Memoria de la Modernidad’, que actualmente puede visitarse a la Casa de Cultura de Onteniente. Esta muestra se encuentra enmarcada dentro de la sección ‘Mujeres artistas en la Diputación. Nuevas narrativas en torno al arte contemporáneo’. La finalidad de esta iniciativa es dar visibilidad a las mujeres artistas valencianas, reivindicar su trabajo y su valía, así como reflejar el apoyo que las pensiones de la Institución Provincial supusieron para el impulso de sus carreras.

La mujer como artista o como fuente de inspiración para el arte son dos opciones válidas para confirmar el protagonismo que esta exposición con los tesoros artísticos de la Diputación concede a las mujeres. Según explica Mireia Ferrer, profesora de la Universidad y una de las comisarias de ‘Memoria de la Modernidad’, “es necesario trazar una genealogía de las artistas valencianas, mostrar y enfatizar su presencia en estos certámenes, puesto que ellas no han contado con el debido protagonismo en los grandes relatos que la historiografía ha realizado sobre el arte valenciano del siglo XX”.

Esta es una de las potencialidades de la muestra con un centenar de obras del patrimonio artístico de la institución, que en palabras de los expertos, “ayuda a reescribir la historia del arte valenciano”. En esta historia no pueden faltar estas pensiones de la corporación, que constituyeron una plataforma para la promoción y proyección de las artistas valencianas recientemente tituladas.

En la década de los años treinta y cuarenta ya hubo presencia femenina en estos concursos, pero se tuvo que esperar hasta los sesenta para la aparición de la primera mujer pensionada por la Diputación, Aurora Valero. Fue entre 1966 y 1968 cuando se produjo la auténtica irrupción de las mujeres, que acapararon los premios de becas de la Diputación en sus diferentes secciones, donde destacaron artistas expresionistas como el artista de Bétera Fina Inglés, Carmen Mateu o Ángeles Marco.

También merecen especial atención las ganadoras del importante Premio Alfons Roig: Carmen Calvo, Soledad Sevilla i Ángeles Marco, que obtuvieron este reconocimiento entre los ochenta y los noventa, época en la cual, por primera vez en la historia del arte valenciano, algunas de estas grandes artistas que habían sido pensionadas por la Diputación empezaron a ejercer la docencia en la Facultad de Bellas artes.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Publicar comentario