El 28 de noviembre es el Día mundial de las personas sin hogar. Esta fecha se creó por la necesidad de tomar conciencia y propuestas para ayudar a quienes no poseen un lugar donde vivir. Una persona sin hogar es aquella que vive en las calles de las ciudades, y temporalmente en albergues, en muchos casos, a causa de una ruptura encadenada, brusca y traumática de sus lazos familiares, sociales, laborales, etc.

Una persona sin hogar es el nivel máximo de exclusión social y marginación que realiza una sociedad moderna. Durante la historia, se ha denominado a este grupo de población de muy diversas maneras.

El miedo a revivir situaciones traumáticas suele provocar en esta persona rechazo (de diferentes grados según la persona) a volver a intentar llevar una vida laboral y a rehacer relaciones familiares y sociales. También la extrema indigencia a la cual le conduce esta situación es un obstáculo.

Con esta celebración se pretende visibilizar a este colectivo para luchar contra la discriminación y el estigma que sufren las personas sin hogar.

Con el lema, “Hazme visible, por dignidad, nadie sin hogar”, son muchas las organizaciones que en este día claman al compromiso de las administraciones para desarrollar políticas públicas que protejan a las personas sin hogar y que apuestan por la garantía de acceso a derechos humanos fundamentales, como la vivienda y la salud.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Publicar comentario