La concejalía municipal de Derechos Sociales de Bétera puso en marcha hace tres años un programa de ocio terapéutico asistido con perros para todas aquellas personas con Diversidad Funcional de la localidad. A los talleres asisten cada semana numerosos alumnos que, divididos por grupos de edad, disfrutan de los juegos con los monitores y animales.

Las clases, que se imparten en Casa Nebot, son programadas con objetivos terapéuticos, individuales y grupales. Cada una de ellas tiene una estructura de trabajo (saludo, desarrollo y despedida), de forma que las personas que participan se familiarizan despacio con esta estructura, crean un vínculo sólido con las perras y los profesionales, y se consigan los objetivos marcados a corto, mediano y largo plazo.

Los talleres están abiertos a la incorporación de nuevos alumnos. Para mayor información los interesados pueden dirigir al área de Derechos Sociales situada a Casa Nebot (C/ Estación, 5)

“Cuando entramos al gobierno teníamos muy claro que teníamos que hacer actividades para las personas con diversidad funcional del pueblo, que hasta ahora no habían tenido nada, ninguna actividad. Por eso decidimos crear un espacio y un tiempo para ellos que muchos padres nos pedían. Entre las peticiones nos sugirieron la terapia asistida con animales que ha resultado ser todo un éxito. Y es que la terapia con animales puede ser divertida pero también convertirse en un aliado terapéutico”, explica Raquel Puig, concejala de Derechos Sociales (Compromís).

Durante los talleres se imparten actividades de estimulación sensorial, se promueve la participación social y se refuerzan los aprendizajes cognitivos, además de mejorar aquellos aspectos físicos que sean necesarios, siempre desde un contexto lúdico.

Los entrenamientos se realizan con perras de terapia certificadas, teniendo cura siempre de sus necesidades, porque ellas también disfruten de un momento único.

Las clases las llevan a cabo profesionales cualificados, una terapeuta ocupacional y un guía del animal, los dos Expertos en Terapia Asistida con Perros. De esta manera, se puede compaginar el bienestar de los participantes y del animal por igual y, así, los dos disfrutan de una clase enriquecedora.

Los resultados son muy diversos, según las necesidades individuales y colectivas, pero muy positivas. Se consiguen resultados básicos, como por ejemplo, quedarse sentado, respetar los turnos o aprender a interactuar con los compañeros. También se observa en los pacientes mejoras en el ámbito cognitivo, físico y/o sensorial de diferentes niveles.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.