Seguro que muchos de vosotros habéis escuchado mi sonido, pero nadie sabe donde estoy ni quién soy.

Para conocerme, tenemos que remontarnos a 1888, fecha en la cual nací de la mano del fundidor Manuel Quiles, con el nombre de “Carmen Luisa” y un peso de 113 kg.

El motivo de mi creación fue la llegada de las hijas de la caridad a la casa Castillo de la localidad de Bétera, donde me bendijeron en su plaza, colocándome, posteriormente en la torre Oeste.

Desde allí arriba usaba mi sonido para diferentes avisos a la comunidad religiosa que allí había. Del mismo modo, mi voz servía de alarma a toda la población en caso de incendio, inundación, o cualquier otra catástrofe que afectara mi querido pueblo de Bétera.
En mi cuerpo hay una serie de inscripciones. En primer lugar, en la parte superior doy testigo de quién fue alcalde y sacerdote el año que nací, D. Luis Inglés, y D. Joaquin Blasco, respectivamente.

Más adelante se encuentra mi nombre, Carmen Luisa, acompañado del año de mi nacimiento (1888) y el nombre de mi padre, Manuel Quiles. Para acabar, se encuentra el nombre del presidente de la ‘Junta de Montes y Señorío Territorial de Bétera’ de aquel año, D. José Fuster. Y entre decoraciones vegetales y una cruz con pedestal, la imagen de la patrona de nuestro pueblo, la Purísima Concepción.

Mi cerda hecha de madera sirve para contrapesar mi peso, y no está entera, puesto que tiene un bocado en la oreja izquierda a causa de una caída que sufrí en 1960 por unas fuertes lluvias torrenciales, las cuales derrocaron la torre donde estaba instalada. Esto hizo que me recolocaran a una nueva espadaña, situada al lado del patio interior del Castillo.

En la década de los 70, una nueva aventura me esperaba, puesto que con la construcción de un nuevo asilo para las hijas de la caridad mi emplazamiento volvería a cambiar. Desde aquel día me encuentro a la terraza del actual Colegio de Nuestra. Sra. del Carmen.

A partir del año 2008 unas nuevas manos me hacen sonar, puesto que la Pandilla de Campaneros de Bétera recupera mis toques para las festividades más importantes, como la Virgen Milagrosa, Cristo de la Protección y la víspera de la Asunción, el 14 de agosto.

De este modo no he caído en el olvido, puesto que soy la cuarta campana más antigua de la localidad, detrás de la campana Santa María (1513) situada al campanario, Divina Pastora (1871) que podemos encontrar a la ermita, y la campana Virgen de los Amores (1879) la cual está localizada a la capilla privada del Mas de Aguirre.

Firmado: Campana Carmen Luisa
Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.