Este sábado, 12 de enero, será una jornada especial para la Falla Gran Vía del Este de Bétera. Y es que la sección adulta de esta comisión llevará a cabo su presentación, donde los máximos representantes cobrarán gran protagonismo. Esta falla será, además, la encargada de iniciar el turno de presentaciones que, a lo largo de estos fines de semana, se irán realizando en el auditorio de la Casa de Cultura de la localidad. Pero la cosa no queda aquí, puesto que este año esta agrupación formada por unos 90 infantiles y alrededor de 150 mayores celebra su 50 cumpleaños. Para saber como van los preparativos y conocer de más cerca a las dos personas que representan al grupo de mayores, Betera.com los ha entrevistado siendo muy bien atendidos.

Miguel Lucio Pérez i Pérez, Presidente F.G.V. Este

Hace 8 años que Miguel Lucio Pérez i Pérez forma parte de la Falla Gran Vía del Este de Bétera. Este es su segundo año como presidente y todo fue a causa de quedarse sin persona que representara esta figura. Él creía que podía estar preparado para hacer una buena labor y así lo está demostrando.

Según nos comenta, el apoyo de la familia para poder llevar a cabo este cargo tiene que ser muy grande y más teniendo dos niños. Pues, en Fallas es muy poco el tiempo que puedes dedicarles y durante el año son momentos puntuales los que requieren más dedicación.

Tal como el mismo Miguel Lucio nos hace saber, él no era persona de ser fallero pero al salir de su barrio de Valencia y llegar a un nuevo lugar es un poco más difícil. En este sentido, su mujer que tampoco es de Bétera fue la que le propuso formar parte de una falla para poder tener relación con gente del pueblo e integrarse mejor. De esta decisión no se arrepiente nada, dado que nos asegura que para él es un orgullo poder representar a esta comisión, sea en el 50 cumpleaños o en cualquier año, pero siendo este 50 aún mucho más.

El presidente de esta agrupación afirma que el 50 cumpleaños es un momento para disfrutar al máximo, pero no solamente él sino toda la comisión que está trabajando para ello. De este modo, se está intentando por parte de miembros de la directiva que cualquier acto (espectáculo de Fallas, monumento, cena, etc.) quede en el recuerdo de la comisión y, por supuesto, un libreto especial con un recordatorio de sus 50 años como comisión.

Para hacer más especial para Miguel Lucio este 50 cumpleaños, si cabe, su hija Lucia lo acompaña en este ejercicio como Fallera Mayor Infantil. Tanto de ella como de Elena y Carles nos comenta que serán unos grandes compañeros de viaje. Así, nos informa que a Elena la conocía de ir a algunos eventos del grupo de baile donde bailan sus hijos. En cuanto a Carles, este joven ha sido desde pequeño compañero de colegio y de batallas de su hija. Finalmente de Lucía, siendo su padre, no tiene palabras para describir todo lo que la aprecia.

Como mensaje para sus tres compañeros de este 2019, les pido a todos ellos que lo disfruten al máximo porqué se acaba enseguida aunque dure un año. Además, aprovecha para invitar a toda la comisión, resto de comisiones y pueblo de Bétera a disfrutar de las fiestas de las Fallas con el mejor ambiente.

Elena Herrera i Asensi, Fallera Mayor F.G.V. Este

Exactamente, son 35 las Fallas (contando este año) que ha vivido Elena Herrera i Asensi. Y es que es fallera desde que nació. Por lo tanto, se puede decir que lleva en la sangre el espíritu fallero y su falla es una parte de su vida muy importante. Así es como ella misma se identifica. Según nos cuenta, siempre ha estado muy involucrada y participativa y, para ella, la falla es un estilo de vida y el verde lo lleva muy adentro.

En el año 1995 pudo vivir la experiencia de ser Fallera Mayor Infantil y nos explica que tiene un recuerdo muy bonito de aquel año. Su presidente Infantil era su primo, cosa que ya hacía que fuera especial. Además, tanto con la Fallera Mayor como con el Presidente de aquel momento, se lo pasó muy bien y a estas alturas todavía mantiene una buena relación.

Respecto a aquel momento, comparándolo con el de ahora, especifica que es un momento muy diferente. Ahora le toca a ella mimar a los infantiles y procurar por ellos. También matiza que las cosas han cambiado mucho, puesto que son más comisiones y hay más actas, entre otras cosas.

Respecto a la familia, detalla que ahora tiene a personas nuevas con quién disfrutar, pero encontrará mucho a faltar a sus yayos. En especial nos habla de su yaya Elena, quién era la encargada de vestirla junto a su madre.

Centrándose más estrechamente en la etapa actual, nos desvela que ser Fallera Mayor es un sueño que a la mayoría de falleras los gustaría cumplir. De esta forma indica que para ella era un sueño que hacía años por motivos personales no pudo cumplir y, que por circunstancias de los antiguos estatutos, se había alejado. Aun así, algo le hacía mantener el sueño dentro suya. El pasado junio, los estatutos cambiaron y se le volvían a abrir las puertas. Sin embargo, comenta que por circunstancias personales decidió esperar otro año pero, para su sorpresa, su pareja David y sus padres la presentaron como candidata, a escondidas de ella.

Confiesa que este cargo supone tiempo y responsabilidad para querer hacerlo lo mejor posible, pero nunca superará el trabajo de un presidente. En cuanto a sus hijas dice que no tiene ningún problema, porque están tan ilusionadas como ella y, aún siendo tan pequeñas, entienden muy bien la situación. Además, añade que cuando las cosas se hacen con ilusión el resto no importa. Ella quiere vivir este periodo en el máximo. Por eso arrastra a familiares, amigos y comisión que, además de ser un gran apoyo, también pretende que sean protagonistas y disfruten con ella de este momento.

Confirma estar muy nerviosa ahora mismo. Para ella es un gran honor representar a su Falla en este 50 cumpleaños y espera hacerlo lo mejor posible. El sábado lo espera con muchas ganas, porque es un acto que año tras año lo disfruta muchísimo y es de sus preferidos, así que este año todavía más. En este sentido, nos afirma que seguro que el frío polar se contrarresta en el calor de toda la comisión.

Por otro lado menciona que en los cuatro días de Fallas todavía no piensa, puesto que quiere vivir y saborear cada acto y no correr porque pasaría más deprisa aún.

En cuanto a si le gustaría ser Fallera Mayor de Bétera alguna vez, nos responde que nunca se puede decir que de esta agua no beberé, pero que hoy en día cumpliendo el sueño de ser Fallera Mayor de la su querida falla es una cosa que descarta.

De sus compañeros de viaje piensa que ha tenido mucha suerte con los representantes y con sus familias, cosa que opina que también es parte fundamental. Pues, se llevan todos muy bien.

A Lucía la describe como una niña dulce como su mirada y a Carles como un terremoto que no para quieto, pero señala que los dos se complementan muy bien y son muy bonitos. Elena está convencida que lo van a hacer de categoría, de lo cual seremos testigo.

Finalmente a Miguel Lucio, lo identifica como una persona sincera y amigable. Para ella es un presidente de pies a cabeza, porque en todo momento intenta pedirle opinión, la hace partícipe en todo lo que puede y vela mucho para que los tres disfruten de todo al máximo y sea inolvidable.

Para concluir, también invita a toda la población a vivir con ellos esta etapa tan mágica.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.