La valenciana Victoria Liceras puerta más de 40 años coleccionando piezas de indumentaria tradicional valenciana y cuenta con más de 2.000 trajes y accesorios originales, sobre todo de los siglos XVIII y XIX, así como otros diseños de moda internacional que ayudan a entender el origen de la indumentaria que hoy en día continuamos viendo en las fiestas de nuestras ciudades y pueblos.

Una veintena de estas piezas forman la exposición ‘Las comarcas valencianas y la suyos indumentaria’, que puede visitarse de forma gratuita en el Palau de los Scala, en Plaza Manises, los fines de semana y festivos de este mes de marzo. La muestra incluye trajes y complementos de Valencia y las comarcas de su entorno, desde l’Horta hasta La Safor, pasando por el Camp de Morvedre y La Ribera, así como piezas típicas de las zonas de interior, con vestimenta de los Serranos, Requena, la Vall d’Albaida, el Camp de Túria, el Valle de Ayora o la Hoya de Buñol.

En palabras de la coleccionista, “en esta selección no hemos querido caer en el folclorismo, que explica muchas de las pequeñas diferencias o detalles entre unos trajes y otros, sino encontrar el origen de esta indumentaria, que tiene una fuerte influencia europea, principalmente de Francia e Italia, incluso de las cachemiras que empezaron a llegar a raíz de las campañas napoleónicas y las sedas y diseños de China”.

Victoria *Liceras propone una mirada actual de una indumentaria que “llegaba a Valencia con una fuerte influencia de la Europa de Borbones y despacio se iba copiando en los pueblos adaptando los diseños a la climatología de cada comarca, con lanas o sedas y algodones según las necesidades”. En todo caso, trajes que mezclaban “utilidad, pragmatismo y belleza”, y que fueron recogidos en las obras de grandes artistas de la época como el mismo Joaquín Sorolla.

Los cuadros de Sorolla inmortalizaron aquellas escenas cotidianas con labradoras valencianas, los trajes de las cuales comparten espacio en la muestra de la Diputación con el de saragüell o el de Torrentí, y también con la indumentaria típica de los pueblos de interior, con esa diferenciación en rayas, colores, bordados y tejidos que “buscan la identificación de cada pueblo y sus gentes”.

También los complementos tienen su importancia en esta colección de indumentaria tradicional, con pañuelos que cubrían los escotes en señal de mal olor y que acababan decorándose igual que los cossets, los regazos y las manteletas. “En origen, allá por el siglo XVIII, los cuerpos eran más ajustados, aunque con el tiempo fueron perdiendo rigidez”, explica la comisaria de la muestra, que puede visitarse en la sede de la corporación provincial los fines de semana y festivos de marzo de 10 a 14 y de 16 a 20 horas.

La misma Liceras ha revisado los últimos detalles de la exposición, que podrá verse a partir de este sábado en el Palau de los Scala de la Diputación de Valencia.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.