El Ayuntamiento de Valencia ha presentado el Decálogo «Recomendaciones para disfrutar de unas Fallas responsables» que, de nuevo este año, ha lanzado el Consistorio, con el apoyo de numerosas entidades ciudadanas.

Tal como señala el texto del decálogo, sus recomendaciones son «fruto del consenso de las entidades sociales más representativas de la ciudad y de las comisiones falleras». En esta ocasión, las asociaciones participantes junto con el Ayuntamiento y la Junta Central Fallera son la Federación de Ocio, Turismo, Juego, Actividades Recreativas e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana (*FOTUR); la organización *Proyecto *Hombre; la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia; el colectivo Lambda de lesbianas, gays, trans y bisexuales; la organización Controla Club; la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU); el Consejo de la Juventud de Valencia; la Federación de Hostelería de Valencia (FEHV); la Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana; la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia; el Asociación Valenciana de Amas de casa y Consumidoras Tyrius; la Organización Nacional de *Ciegos *Españoles (ONCE); y la Federación de Personas Sordas de la Comunidad Valenciana (FESORD.

El decálogo recoge diferentes aspectos de la vivencia de las fiestas de Fallas: desde la cura del mobiliario urbano, hasta el uso responsable del material pirotécnico, el consumo de bebidas o las actitudes de respecto a los horarios de actividades así como al desarrollo de los actos programados.

También incide el documento en la importancia de hacer uso del transporte público, y del consumo responsable de productos en paradas de venta ambulante. Además, se recogen consejos sobre el alojamiento durante las fiestas (para las personas no residentes en la ciudad), y sobre la compra y el contrato de servicios y productos.

El decálogo concluye con dos apartados, dedicado lo primero al reciclaje de residuos, que es importante todo el año, pero especialmente estos días en que el consumo se incrementa en todos los aspectos. Y, finalmente, se subraya la necesidad de hacer unas fiestas para todos y para todas sin exclusión y sin discriminación: unas Fallas inclusivas en las cuales no se produzcan actitudes de racismo, sexismo o faltas de respecto a la integridad de todas las personas, opciones sexuales o sentimientos religiosos.

Uno de los principales valores de las Fallas es su capacidad de cohesionar la diferencia y de hacer piña.

A continuación, adjuntamos el decálogo completo.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia