(EFE) Los partidos políticos de la Comunidad Valenciana preparan una campaña para las elecciones generales y autonómicas del 28 de abril adaptada al calendario festivo, puesto que por primera vez en la historia se desarrollará en plena Semana Santa y Pascua, y basada en actos próximos a la ciudadanía, frente a los masivos del pasado.

Inmersos en la precampaña electoral, los partidos diseñan una campaña que empezará el 12 de abril (Viernes de Dolores) y en la cual también influye que, por primera vez, las elecciones generales coinciden el mismo día con las autonómicas (y estas por primera vez no se celebran junto a las municipales, que serán el 26 de mayo).

Los socialistas valencianos preparan una campaña “en positivo”, en la cual defenderán que son “garantía de buena gestión”, alertarán de la “amenaza” que puede suponer una alianza de las derechas, e intentarán movilizar el voto progresista, porque ningún se quede en casa o no llego a las urnas para estar de puente.

Fuentes del PSPV señalan que la coincidencia de la campaña para las generales y las autonómicas implica organizar más actas y tener que llegar “además lugares”, y admiten que, durante la Semana Santa, “si se hace algo, serán actas muy reducidos”.
El PSPV ha iniciado la precampaña con actas basados en un formato de diálogo abierto con la ciudadanía, aunque durante la campaña también optará por formatos “más tradicionales” de mítines de candidatos en plazas abiertas, descartando, eso sí, acudir a la plaza de toros de Valencia.

El PP ha diseñado una campaña “propositiva, de proximidad y proximidad”, en la cual combinará los mítines clásicos con reuniones sectoriales, visitas a empresas o mercados y presencia en las redes sociales, y en la cual huirá de los grandes recintos, al entender que ahora las campañas son “menos presenciales y más digitales”.

La coordinadora de la campaña electoral, Eva Ortiz, explica que en la campaña hablarán tanto de las generales como de las autonómicas, y que en Semana Santa participarán en los actos religiosos y en los días en que no haya procesiones u oficios intentarán hacer llegar sus mensajes “pero nunca de forma invasiva”.
Compromís se centrará en “**valencianizar al máximo” una campaña “de proximidad” y en la cual alternará todo tipo de formatos: desde actas *sectorializats de aforo más reducido, a mítines al uso de gran formato en los actos centrales, en los cuales no recurrirán a la plaza de toros de Valencia, pero sí a “recintos grandes”.

Fuentes de Compromís han señalado  que durante los días festivos de Semana Santa variarán “el ritmo” de la campaña, en la cual defenderán la importancia de contar por primera vez un grupo valenciano en el Congreso, para tener un Gobierno “aliado” que permita profundizar en las políticas del *Botánico.

Podemos asegura que hará una campaña “de escucha” de las necesidades de la gente y de “propuestas valientes”, en la cual quiere estar “muy presente” en toda la Comunidad con diferentes tipos de actas y formatos, y en la cual la coincidencia de los dos comicios obligará a hablar del escenario valenciano y el estatal.

Coincide que adaptarán la campaña a la Semana Santa, durante la cual habrá actos políticos, pero también irán a comer la mona, a volar las comillas y a “vivir “la diversidad cultural y festiva” de la Comunidad.

Ciudadanos señala que hará una campaña abierta a la ciudadanía, en la cual se recorrerá la Comunidad de la mano de la sociedad civil con formatos “próximos” y enfocados a dar soluciones a los problemas, lejos de los actos “masivos” y “sin despilfarrar el dinero en espectáculos que sirvan a egos particulares”.

En Semana Santa intentarán “combinar de la mejor forma posible” esas fechas con la campaña, mientras que hacer una campaña conjunta de las autonómicas y las generales no los supone el problema que a su juicio pueden tener los partidos “que tienen diecisiete discursos diferentes”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia