La Diputación de Valencia está colaborando con los ayuntamientos y la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, con la finalidad de prevenir incendios forestales.

De este modo, está llevando a cabo cremas controladas en zonas con especial peligro. Estas zonas se determinan por la carga de combustible acumulada, por la proximidad de cascos urbanos u otros factores de riesgo.

El operativo para esta práctica, que se realiza a petición de los mismos consistorios, está liderado por el Consorcio Provincial de Bomberos, y participan también Bomberos Forestales de la Generalitat Valenciana con el apoyo de las brigadas forestales de Divalterra.

Estas cremas consisten a aplicar fuego técnico de forma controlada, vigilando las variables que influyen en su propagación, como la humedad, el viento, la temperatura o las características del terreno donde se llevan a cabo.

Así, se gestiona la vegetación existente para reducir su acumulación y evitar que en épocas de alto riesgo de incendios forestales o rurales supongo un mayor peligro, tanto para zonas habitadas como de continuidad hacia masas forestales.

El papel de las Brigadas Forestales de Divalterra, pertenecientes a la Diputación, consiste principalmente en la preparación de las zonas de crema, el apoyo en la distribución de los tendidos de manga y el remate de la crema.

Así mismo, los brigadistas de la Diputación, junto al coordinador de la zona en la cual se lleva a cabo la práctica, se encargan del control del perímetro de la superficie quemada, de manera similar al trabajo que llevan a cabo en las intervenciones en incendios forestales.

En este sentido, las quemas controladas sirven también para mejorar la coordinación entre los diferentes organismos competentes en extinción de incendios, puesto que la organización es similar a la desarrollada durante las operaciones de extinción de incendios forestales o de vegetación.

Cuando las características de las cremas lo requieren, las brigadas forestales de la Diputación de Valencia permanecen en la zona en las horas posteriores a la práctica. El objetivo es evitar reproducciones.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia