El Ayuntamiento de Bétera gobernado por Compromís ha puesto durante esta legislatura solución a los problemas en la recogida de la basura de los vecinos de Mas Camarena, un problema que se veía arrastrando desde hace más de dos décadas y que, aunque no era fácil de resolver, se ha
conseguido.

Desde hace más de 30 años los vecinos llevaban pagándose la recogida de los residuos ellos mismos. En 2014, durante el gobierno del PP, el propio partido Mas Camarena, votó a favor de excluir la recogida de basura de la urbanización del servicio general del recogida junto con el
resto del municipio, continuando así sin poner solución al problema y prolongando una situación injusta para los vecinos que el gobierno liderado por Cristina Alemany se propuso revertir hasta que lo consiguió.

Es por eso que el servicio de recogida de basuras del municipio recoge desde el día 1 de enero de 2018 los residuos de la urbanización gracias a meses de negociaciones con los vecinos, que no fueron fáciles de solucionar pese a la voluntad política de hacerlo.

“En solo un año (2017), el Ayuntamiento de Bétera tuvo que modificar la ordenanza que permitiese una recogida especial de la basura en Mas Camarena. Decimos especial, porque los vecinos solicitaron una recogida casi puerta a puerta y eso no podía ser. Después de calcular el
coste de la recogida con fórmulas y cifras complicadas, finalmente se logró llegar a un acuerdo”, apunta el concejal de Medio Ambiente, Joano Baudés.

El acuerdo alcanzado con los vecinos fue que el Ayuntamiento de Bétera asumiese el coste de recoger la basura hasta la entrada de cada sector y los propios vecinos se pagarían el coste de la entrada de los operarios a cada uno de los sectores. De este modo pasaron de pagar más de 100.000 euros a no llega a 10.000 euros anuales.

A pesar de que las complicadas negociaciones se llevaron a cabo durante el año 2017 y el servicio de recogida no se puedo hacer efectivo hasta el 1 de enero de 2018, la asociación de
vecinos demandó al Ayuntamiento de Bétera por no haber hecho efectiva la recogida durante 2017. Una demanda que ha sido favorable a la asociación y que el consistorio cumplirá, ya que para el actual equipo de gobierno, el objetivo es seguir trabajando para solucionar los problemas de todos los vecinos, y este es uno de los grandes a los que se ha logrado poner solución.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.