El pasado domingo, 23 de junio, no sólo se celebró la noche de San Juan. Bétera, igual que en otros municipios y ciudades, acogía la tradicional celebración del Corpus Christi. En primer lugar se llevaba a cabo una misa en la iglesia de la Purísima Concepció. Posteriormente, se procedía a la solemne procesión hasta la iglesia de los Desamparados.

Un buen número de niños vestidos de comunión, principalmente niñas, salieron en procesión engalanando las calles con pétalos de rosa.

Pero no fueron los únicos participantes. Además de vecinas y vecinos devotos, también asistieron varios colectivos locales. Por un lado, la procesión era encabezada por la Pandilla de Dulzaina y Tabal ‘*Xe que *burrà’, los siete pecados capitales, la *moma y los gigantes y cabidos de la Falla Grande Vía del Este. Detrás de los como *pregadors y padres iba la Fallera Mayor de Bétera y el Presidente de la Junta Local Fallera, acompañadas de las Falleras Mayores y Presidentes de las comisiones falleras de la localidad.

Después de un séquito de fieles, los rectores de la población llevaban la figura del Corpus, ayudado por varios portadores. Detrás, los seguía parto de la corporación municipal y autoridades políticas (PP, Ciutadans, Mas Camarena, PSPV-PSOE y *Vox).

La banda del Centro Artístico Musical era, una vez más, la encargada de cerrar el pasacalle. Pero no se tiene que dejar de lado la función de la Colla de Campaneros, la cual estuvo en todo momento al frente de los pertinentes toques de campana para esta celebración.

A continuación, adjuntamos una fotogalería:

Imprimir article
Comenta aquesta notícia