Los nuevos concejales de Agua y Recursos Hídricos afirman que trabajan desde el día después de tomar posesión de su acta de concejales en solucionar el problema del agua en el casco urbano cuyo índice de nitratos sigue siendo superior al que determina la OMS y la Dirección General de Salud Pública. 

Una de las primeras medidas adoptadas fue la de analizar el agua de las fuentes de ósmosis instaladas precisamente para que los ciudadanos que lo deseasen pudiesen beber agua de ellas “nuestra sorpresa fue que la calidad del agua de estas fuentes es peor que la del grifo de casa, por ello han estado cerradas estos últimos días mientras buscábamos una solución”. 

Desde la concejalía explican que según los resultados analíticos, “el agua de estas fuentes está muy desmineralizada y es muy agresiva por lo que nos pusimos en contacto con la empresa encargada de su mantenimiento que nos planteó una solución de desinfección programada cada 2 meses con biocida no oxidante y la remineralización y cloración mediante mezcla de agua no tratada con la tratada”. 

“Las medidas propuestas son caras y no garantizan la solución, por lo que el consejo de Sanidad es cerrar las fuentes hasta que encontremos una solución definitiva. Tenemos claro que la calidad de las fuentes de ósmosis es peor que la del grifo por eso unas las hemos vuelto a conectar a la red normal”, aseguran.

En busca de una solución para el agua de Bétera 

Eva Martínez, quien comparte la responsabilidad de esta área con Carlos Abad (Mas Camarena – Torre en Conill), asegura que ya se están tomando medidas para buscar una solución que ponga fin al problema del agua en los hogares de Bétera, “por el momento hemos instalado un detector de fugas con un contador para ver dónde y qué cantidad de agua se está perdiendo y los resultados no son buenos”. 

“La próxima semana tendremos una reunión con Aguas de Valencia donde se tratarán todos los temas importantes como las obras para atajar las fugas que pueden llegar a ser de hasta un 80% del agua de la red principal y que fueron presupuestas en 900.000 euros por el anterior gobierno. También se tratará la posibilidad de mezclar el agua de Bétera con el agua del EMSHI para rebajar los nitratos, y otros temas como la cuota del EMSHI que pagan los vecinos de las urbanizaciones y que es totalmente injusta”, explican desde el área.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia