Todos los incendios empiezan con una pequeña llama. Por eso, es vital identificar el más pronto posible los conatos que cada día se producen en la montaña, evitando así que el fuego se extienda y se convierta en un gran incendio forestal. Con este objetivo, hasta el próximo 30 de septiembre, las brigadas forestales de la Diputación de Valencia modifican su plan de trabajo habitual para incrementar las horas dedicadas a vigilar la montaña con el fin de detectar posibles situaciones de riesgo.

De este modo, los efectivos de Divalterra realizarán labores habituales de silvicultura por la mañana, centrándose en la vigilancia en horario vespertino. Así mismo, los días en que se haya establecido nivel de preemergencia 3 por riesgo extremo de incendios forestales, así como los domingos y festivos, las brigadas se dedicarán exclusivamente a labores de vigilancia, tanto desde los puntos asignados como en ruta.

Las brigadas forestales de Divalterra forman parte del dispositivo de Prevención y Extinción de Incendios Forestales coordinado por la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, junto a otros organismos competentes en la lucha contra el fuego, como el Consorcio Provincial de Bomberos, la Consellería de Medio Ambiente, Guardia Civil y Policía Autonómica, entre otras.

Rutas y puntos de vigilancia

Las brigadas cuentan con puntos de vigilancia en zonas altas del territorio valenciano que los permiten divisar una amplia superficie de terreno forestal, y de este modo poder detectar situaciones de riesgo que podrían desencadenar algún incendio.

De manera complementaria, los brigadistas de la Diputación realizan vigilancia en ruta, en las cuales se visitan los lugares de mayor afluencia de personas, como las áreas recreativas, donde se incrementa el riesgo que algún descuido o negligencia pueda desembocar en un incendio forestal.

Estas rutas permiten también comprobar el estado de los caminos y pistas forestales, por los cuales en caso de que se detecte un fuego, tienen que transitar los vehículos de emergencia.

Comprobaciones de humo y tormentas

Dentro de las labores desarrolladas durante los días de vigilancia, adquieren especial relevancia las comprobaciones de humo. Así, cuando una brigada divisa una columna de humo sospechosa, se encarga de dar el aviso al Consorcio Provincial de Bomberos y acudir en la zona para comprobar si se trata de una situación de peligro real.

En caso de que sea necesario, siempre por mandato de Bomberos, los brigadistas de la Diputación realizan una primera intervención de emergencia con herramienta manual, evitando así un posible incendio forestal.

Por otro lado, las brigadas de Divalterra también realizan en periodo de vigilancia un seguimiento de las tormentas con aparato eléctrico para observar, en la medida de lo posible, la caída de los rayos, puesto que en el caso de tormenta seca la probabilidad de incendio forestal es muy alta.

Por eso, se presta especial atención en las zonas afectadas y se visitan para comprobar si hay algún rayo latente que pueda desencadenar un incendio; el cual se puede producir varios días después de haber caído.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.