La Diputación de Valencia inició ayer miércoles la undécima legislatura con la celebración del pleno de investidura de los 31 diputados y diputadas que formarán la corporación provincial durante los próximos 4 años. En la sesión extraordinaria, seguida en directo por más de 400 personas en los palacios de la Batlia y la Scala, se ha elegido como presidente a Toni Gaspar, que apuesta para “escuchar a todos” con el fin de tener “una Diputación plena, justa y moderna”.

El acto ha contado con la presencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, y el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, entre otras autoridades. También han asistido al inicio de este nuevo ciclo de gestión provincial la presidenta del Consell Jurídic Consultiu, Margarita Soler, la vicepresidenta del Consejo, Mónica Oltra, los consejeros de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler; Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló; y Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, el presidente de la FVMP, Rubén Alfaro, y el presidente de la Diputación de Castelló, José Pascual Martí.

En su intervención en la sesión de investidura, después de jurar el cargo, Toni Gaspar ha repasado los retos de estos 4 años apasionantes que le esperan a una institución que “tiene que situarse definitivamente en el siglo XXI y convertirse en un referente de eficacia”. Para lo cual, Gaspar ha avanzado que la corporación que preside “se llenará de políticas al servicio de los ayuntamientos, de justicia social, de feminismo y de cooperación institucional”

La portavoz del grupo socialista, Pilar Sarrión, se ha ofrecido a dialogar “con cualquier grupo e institución, con cabida para la discrepancia, en la línea continuista de la regeneración democrática iniciada por las fuerzas progresistas”. Sarrión ha destacado la importancia de “garantizar los servicios en las comarcas con pocos habitantes y muchas necesidades, pero también en grandes ciudades que dan cobertura a una población masificada”, todo esto “desde la transparencia, la igualdad, la honradez, el diálogo y la seriedad”.

Por su parte, el portavoz del PP, Juan Ramón Adsuara, ha puesto en valor “la esencia municipalista de una institución que trabaja desde la equidad, antesala de la igualdad, y sin distinguir entre colores políticos o pueblos grandes y pequeños”. Adsuara ha asumido el reto de una “nueva era” y ha avanzado su apoyo al ejecutivo provincial “siempre que trabajo por el municipalismo y fomento la cultura del pacto y el trabajo conjunto entre instituciones”.

Mª Josep Amigó, en representación del grupo Compromís en la corporación provincial, ha recordado que en estos cuatro años “se ha acabado con la lotería de las subvenciones en una Diputación clasista y opaca que hemos modernizado desde la eficacia, la honestidad y la gestión de los recursos con pulcritud”. Amigó ha instado a consolidar este cambio de paradigma y a continuar avanzando en esa autonomía municipal desde la colaboración con el resto de instituciones.

Mientras tanto, la portavoz de Ciudadanos, Rocío Gil, que se estrena en la Diputación, ha apostado porque la corporación funciono como “un consejo de alcaldes provincial que ofrezca servicios mancomunados sin caer en duplicidades”. En su intervención, ha hecho un llamamiento a la austeridad, el diálogo y la tolerancia como esencia de la democracia.

También se sienten por primera vez en el hemiciclo provincial los diputados de La Vall ens Uneix, Joan Sanchis, y Vox, Joaquín Alés, que se han estrenado como portavoces en este pleno cero de la legislatura entrante. El portavoz de la Vall ens Uneix, un partido valenciano de vocación comarcalista, ha defendido a “la gente honrada y trabajadora que cree en las personas y no en el que algunos han querido hacer creer que somos”.

Pluralidad política

La foto de familia de la nueva corporación en la escala imperial de la Diputación muestra la pluralidad política que esbozaron las urnas el pasado 26 de mayo, con 13 diputadas y diputados socialistas, 8 del PP, 5 de Compromís, 3 de Ciutadans y uno de Vox y La Vall, para un total de 31 escaños con la representación de seis partidos políticos.

Así empieza una nueva legislatura que contará con 26 caras nuevas en el hemiciclo provincial, en el cual solo repiten el presidente y alcalde de Faura, Toni Gaspar, por el PSPV; el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, y el regidor de Alboraia Modesto Martínez, por el PP; y la regidora de Bonrepós y Mirambell Mª Josep Amigó, y el de Picanya, Xavi Rius, en representación de Compromís.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.