Ayer jueves por la tarde volvía a abrirse la piscina infantil municipal de Bétera para el baño de los más pequeños después de permanecer dos días cerrada para instalar un mecanismo de cloración que permitiese adaptar la piscina a la normativa vigente.

Desde la concejalía de Mantenimiento de Edificios Públicos se ha trabajado a contrarreloj para que la piscina estuviese cerrada el menor tiempo posible, para ello se ha instado a la empresa encargada del mantenimiento de las piscinas municipales a instalar el sistema de cloración rápidamente, y así ha sido.

Como ya explicamos el pasado martes la piscina se llenaba y vaciaba todos los días al no tener instalado ningún sistema de depuración y cloración que eliminase los focos de bacterias. Este rudimentario sistema no cumplía la normativa y la Conselleria de Sanidad la clausuró después de analizar el agua dos días seguidos.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia