La octava edición del Folkestiu comenzó ayer con un homenaje a los artesanos y artesanas del pañuelo de la fiesta de Bétera, una cantà que recorrió las calles del casco antiguo y que primero visitó la casa de Amparo Palau en la calle Don Salvador Giner, una estrecha calle donde la artista esperaba emocionada acompañada por sus hijos y nietos.

Después la comitiva se dirigió hacia la puerta del Ayuntamiento de Bétera donde esperaban el resto de homenajeadas. Allí Montiel Martínez “La Montiela”, Rosafina Miralles “La Melitona” y Maria Aparici “La Pelangra” escucharon los versos improvisados que los cantaors d’estil les dedicaron basados en sus vidas y en sus respectivas manera de bordar.  La comitiva terminó en la Plaza de Sant Roc donde a las puertas de su casa, Maru y Amparo “Les Palmeres” recibieron sus albaes en las que se recordó que el primer pañuelo que bordaron fue para su hermano Camilio.

El homenaje también estuvo dedicado a título póstumo al ceramista Vicente Fuentes “Petana”, un gran dibujante de pañuelos al que todas las bordadoras de Bétera han acudido en algún momento para que les realizase un dibujo, punto de partida para comenzar a bordar.

En la plaza de Sant Roc los vecinos y vecinas pudieron contemplar una muestra de diferentes pañuelos de los mayorales de distintas épocas, auténticas joyas en las que se puede contemplar la evolución de los tejidos utilizados a lo largo de la historia, la diferencia de tamaños, los variados diseños florales o la variedad de colores, hilos de seda y elementos de pasamanería utilizados.

“La indumentaria tradicional siempre ha estado en continúa evolución, una de las piezas que más ha evolucionado con los años son los pañuelos de los mayorales que, aunque no han sido tan admirados como los tejidos de las obreras, no dejan de ser un tesoro de orfebrería en su conjunto”, explicó la presidenta del Ateneu Cultural de Bétera, Marta Pertegaz.

Marta Pertegaz recordó también que “Bétera es pueblo de una gran tradición de bordado durante los siglos XIX i XX, pueblo que ha dado grandes bordadoras que han hecho auténticas joyas dignas de admirar”, por ello destacó el merecido homenaje a estas mujeres “por sus horas de dedicación y porque son mujeres que aprendieron y heredaron el arte de las antiguas bordadoras pero que en la mayoría de los casos se han formado y han superado con técnicas más modernas y de mayor complejidad que han engrandecido nuestra fiesta”.

La Alcaldesa de Bétera, Elia Verdevío, repasó la historia de cada una de las homenajeadas y recordó el difícil trabajo de concentración y preparación, “un trabajo imprescindible para nuestro pueblo que agradecemos de la manera más sincera. Cada una de las personas que hoy homenajeamos han hecho más especiales nuestras fiestas con su dedicación e implicación con la sociedad de Bétera, por eso merecen todo nuestro respeto y admiración”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia