El Bioparc ha celebrado este viernes la culminación del proyecto ‘Acoge un pajarito’ mediante una suelta colectiva de distintas especies de aves protegidas, en la que han colaborado cinco centros valencianos que acogen a jóvenes con diversidad funcional, además de numerosos voluntarios.

‘Acoge un pajarito’ une bienestar animal, cuidado de la naturaleza y dar una segunda oportunidad a especies aviarias protegidas, como los vencejos, que cayeron entre el final de la primavera y el principio del verano y que para sobrevivir han necesitado cuidados para crecer, madurar y una vez pasado el proceso volver a su medio natural.

En el proyecto han participado voluntarios de centros especiales, como personas con diversidad funcional, en riesgo de exclusión social y discapacitados, además de la Fundación Bioparc, el Colegio de Veterinarios de Valencia, la Fundación Acavall y Simbiosi Espai Ambiental y ha colaborado la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica.

Los colaboradores y los voluntarios forman un equipo desde el principio, ya que las gestiones se inician cuando comienzan las movilizaciones hacia centros de día, como la Asociación Familiares Alzheimer Valencia (AFAV), y permanecen desde entonces unidos e involucrados para mejorar la calidad de vida de los usuarios que acogen las aves huérfanas y se contribuye a la consolidación de pequeños ejemplares como los vencejos, los aviones o los passeriformes.

Sobre los voluntarios, la presidenta de la Fundación ACAVALL, Naza Hernández, ha explicado que “no tienen muchas oportunidades de demostrar su potencial y su talento, ni de devolver a la comunidad lo que obtienen de ella, entonces a través del cuidado de aves huérfanas estas personas se colocan en un lugar diferente, pasan de ser los cuidados a cuidadores y a convertirse en ciudadanos valiosos para toda la comunidad”.

Asimismo, también se ha señalado la importancia de la implicación ciudadana en la protección de la fauna y el medioambiente y la presidenta del Colegio de Veterinarios de Valencia, Inmaculada Ibor Martínez, ha manifestado que las entidades que han participado en el proyecto defienden “la unidad entre el bienestar animal, humano y del medio ambiente y, en este caso, a través del cuidado de los animales hay una serie de personas que se benefician emocionalmente”.

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.