440 personas acudieron el sábado a disfrutar de la tradicional Cena de Verano que se celebra cada año el primer fin de semana de agosto en la piscina y que inaugura de manera oficiosa las Fiestas de Bétera.

El acontecimiento comienza cada año por la tarde, cuando los mayorales recogen acompañados por la música de la charanga, a sus Obreras. En esta ocasión la obrera casada Davinia fue la primera en salir de su casa, su vestido no dejó indiferente a nadie. Muchos amigos y conocidos esperaban en la puerta de su casa  para ver salir a la primera obrera enfundada en un mono de encaje, con cola. Original y atrevido. Davinia estaba radiante.

Después la atención se dirigió hacia la urbanización El Portón para recoger a la primera obrera soltera. Pau con una gran sonrisa apareció en la puerta para saludar a las vecinas y mostrarles su vestido antes de que llegase la comitiva. La joven lució un elegante vestido amarillo, de líneas rectas, gran abertura en la falda, hombro al descubierto y un fino encaje que le daba un juvenil punto de colorido.

Mª Carmen fue la siguiente en salir de casa entre los aplausos de toda la gente que allí se concentraba para esperarla salir. La segunda obrera casada escogió un voluminoso vestido de color rosa, con un cuerpo transparente adornado con pedrería.  Por último la comitiva se dirigió a recoger a Mireia. La segunda obrera soltera eligió un vestido en tono azul con un toque de violeta, un cuerpo ceñido con pequeñas lentejuelas y una falda voluminosa ideal para lucir durante el posterior baile.

Sobre las 10 de la noche comenzaba el acto de la piscina, en un entorno único que como siempre había sido decorado para la ocasión con flores, luces y fuentes en la piscina. Por parejas fueron entrando los Mayorales de 2019. Después llegó el turno de las Obreras. Pau entraba del brazo del concejal de Fiestas, Manuel Pérez; Mireia lo hacia acompañada del primer Teniente de Alcalde, Carlos Abad. Por su parte las obreras casadas entraban del brazo del Presidente y Vicepresidente de los Mayorales, Rafael Moreno y Javier Herrero.

La Alcaldesa de Bétera, Elia Verdevío, fue recibiendo a los protagonistas de la fiesta, tal y como manda el protocolo de este acto, después dedicó unas palabras a todos los vecinos y vecinas del municipio, animándoles a disfrutar de las fiestas, “son días de disfrutar de vecinos, amigos y familiares, desconectar de la rutina y vivir al máximo los diez días de fiesta. Diez intensos días para recordar, donde la pólvora, el color y la música, van a ser los protagonistas, y así será cuando alfàbegues, cohetes y confeti recorran cada rincón de nuestras plazas y calles”.

Por su parte el presidente de los Mayorales, Rafael Moreno, quiso agradecer a todas las personas que con su trabajo hicieron posible la cena de la piscina: técnicos y trabajadores municipales, y especialmente a la presentadora del acto, Carmen Sorlí, a quien reconoció la labor que hace cada año.

Tras la cena, las obreras acompañadas de cuatro de los mayorales abrían la pista con el tradicional baile ante la atenta mirada de los comensales.

Todas las imágenes de la noche en este enlace

Imprimir article
Comenta aquesta notícia