El domingo, día de la entrada de la muerta, se acerca. Y con esto empiezan todos los preparativos para preparar a la localidad para la fiesta grande.

Las jaulas empiezan a cubrir las fachadas de las casas, el olor de albahaca ya puede olerse al ambiente, y empiezan a verse los primeros banderines de la fiesta, que desde hace unos años el Ayuntamiento de Bétera proporciona a las vecinas y vecinos de las calles por donde pasa la conocida «rodà» de las albahacas.

Este año el Ayuntamiento, continúa con esta idea y pide a los vecinos que las cuelguen de sus ventanas y balcones, una iniciativa que busca engalanar las calles y dignificar la fiesta. «Desde el Ayuntamiento trabajamos porqué la fiesta reciba el prestigio que merece», aseguran a la carta enviada desde el consistorio a los vecinos de estas calles.

Además, también se comunica que si algunos de los banderines ha sido deteriorados, los vecinos pasen por las oficinas del Ayuntamiento para reponerlos por unos nuevos.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia