Como cada año las calles de las obreras han sido pintadas y adornadas durante días por los familiares, amigos y vecinos de las protagonistas para que estos días luzcan bonitas y coloridas.

Betera.com ha visitado cada una de las calles. En la urbanización El Portón, la calle de Pau luce con un sinfín de molinillos que giran sin parar con el viento. Abajo, una cenefa de flores y margaritas decoran la calzada. Además unas las banderolas recuerdan con imágenes que la de Pau es una familia fiestera en la que muchas mujeres, como su tía o su madre, han sido obreras antes que ella.

Por primera vez se ha cortado al tráfico una parte de la Avenida País Valencià. Mari Carmen ha logrado decorar su calle, de la que sale cada día, con una colorida y divertida temática dedicada a Hawai.

La calle Joanot Martorell, situada junto al Polideportivo de Bétera, ha sido la calle que se ha decorado en honor a la obrera casada Davinia con una temática romántica y un colorido en tonos rosa. En la calle cada noche los vecinos disfrutan desde hace días de cenas y fiesta, celebrando que una obrera vive en esta parte de la localidad.

La calle Trinquet es la calle de Mireia, segunda la obrera soltera, y está dedicada a una de sus pasiones: el mar. Los “gallardets” en tonos azules y colocados en varios niveles simulan el fondo marino, a la vez que hacen una sombra estupenda para que los vecinos disfruten de la calle. Además los visitantes pueden disfrutar de muchos motivos marinos hechos a mano.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia