Esta Vuitava conseguir nuevas Obreras para las fiestas de 2020 no ha sido nada fácil, de hecho a estas horas todavía falta el nombre de una obrera casada por conocer.

Como cada año la tras la celebración de la Misa de Vuitava en la Iglesia de la Purísima, las cuatro obreras de 2019 han entrado al despacho del párroco en la Casa Abadía para confeccionar las “bolletes”. La búsqueda de las obreras ha comenzado sobre las 12 del mediodía, numerosos vecinos y vecinas han querido acompañar a las Obreras de 2019 en esta tradición que cada año se hace un poco más larga: calle arriba y calle abajo, bajo un sol de justicia, la gente muy animada ha seguido a la primera obrera soltera, Pau, quien ha acudido a casa de una de sus íntimas amigas, no estaba y tampoco ha logrado convencerla por teléfono.

Después ha sido la primera Obrera casada Davinia la que ha acudido hasta el centro del pueblo para entregarle la bolleta a su cuñada, que también la ha rechazado. La segunda obrera soltera, Mireia, tampoco ha tenido suerte en su primer intento. Por suerte Mari Carmen, segunda Obrera casada, ha acertado a la primera. Le ha entregado la bolleta a Manuela Fuentes, más conocida como Manoli, quien la ha cogido rápidamente con una gran sonrisa de ilusión y emoción.

Después la comitiva ha vuelto a la Iglesia para que las obreras pudiesen dar otros tres nombres al párroco y así volver a empezar.

En pleno casco histórico de Bétera, Pau Mollà le ha entregado la bolleta a Alba Verdeguer quien ha esperado nerviosa a que llegasen sus hermanas y sus padres para cogerla, ante la emocionada mirada de su abuela. Finalmente entre lágrimas y risas, sus padres han dado el sí a Alba que se ha convertido en la primera obrera soltera de 2020.

Davinia Calero ha dirigido a la comitiva hasta cerca de la Cruz, a la calle Doctor Fleming, para ofrecerle la bolleta a Amparo Melitón, quien después de más de 30 minutos de indecisión, ha dicho que no.

Así que el turno ha vuelto a ser de Mireia quien ha logrado que Paula Ruiz cogiese la bolleta convirtiéndose así en la segunda obrera soltera de 2020.

Todavía nos falta una obrera casada por conocer, así que tendremos que esperar a que una beterana se presente voluntaria para que Davinia pueda ir otro día a entregarle la bolleta. No sabemos cuándo será. Les mantendremos informados, como siempre.

 

Noticia patrocinada por la Asociación de Comerciantes de Bétera

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia