Daría Terrádez (Compromís per Bétera) era nombrada en agosto de 2016 por el Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, Directora General de Relaciones con la Unión Europea, un alto cargo que le obligaba a renunciar a su acta de concejal en el Ayuntamiento de Bétera y a las responsabilidades como edil de Derechos Sociales. Tres años y unas Elecciones Autonómicas  después, tras haber logrado reeditar el Pacto del Botánico, la Vicepresidenta del Gobierno, Mónica Oltra, ha vuelto a confiar en ella para seguir en este importante cargo.

La edil de Compromís per Bétera es Doctora en Derecho Constitucional con sobresaliente cum laude por la Universitat de València y es  experta en Migraciones Internacionales y Derecho de Extranjería. Además de castellano y valenciano, habla inglés, francés e italiano, idiomas que le sirven para moverse bien entre los estamentos de la Unión Europea.  Ella mismo ha sido quien nos ha contado cuál es el trabajo que realiza en esta importante área del gobierno de la Generalitat Valenciana.

Betera.com: ¿Esperabas ser nombrada de nuevo?

Daría Terradez: La verdad es que no quería pensar mucho en ello y en estos cargos quedas a disposición de que vuelvan a confiar en ti. Había días que era muy negativa y otros que no; hasta que un día entró la vicepresidenta en mi despacho y me comunicó que seguían contando conmigo y, la verdad, me puse muy contenta. Fue revivir un poco la llamada que recibí el 3 de agosto de 2016, como una montaña rusa de emociones y mucho vértigo. Y si han vuelto a confiar en ti, entonces te tienes que esmerar aún más en tu trabajo.

Llevabas en el cargo desde agosto de 2016, ¿cómo han sido estos 3 años de trabajo al frente de la dirección?
Han sido unos años muy bonitos, donde he aprendido mucho y he conocido a mucha gente muy interesante y la verdad es que estoy enormemente agradecida. Es un gran privilegio poder trabajar en la Generalitat valenciana, aportando todo lo que sabes y recibiendo aún más a cambio.

La Dirección general de relaciones con la Unión Europea y el Estado no era una desconocida para mí, pues estuve hace ya unos cuantos años como becaria en la misma, lo que pasa es que la perspectiva es completamente distinta, es algo obvio. Cuando me llamó la vicepresidenta la primera sensación fue la de vértigo, era como asomarte a un precipicio, muchas dudas, si lo haría bien y sobre todo la responsabilidad enorme de formar parte de los Altos cargos del Consell y en Presidencia, nada más y nada menos. De todas formas, y para ser sincera, me entró el mismo vértigo cuando la exalcaldesa Cristina Alemany delegó en mí las competencias que gestionaba, y por supuesto las mismas dudas. Pero trabajando honestamente y siendo consciente de que tienes mucho que aprender, se saca adelante cualquier trabajo y, también, teniendo en cuenta la experiencia de los funcionarios y trabajadores, de todos y todas, tanto del ayuntamiento como de la Generalitat; eso resulta imprescindible.

Han sido tres años durante los cuales he viajado mucho, no solo a Bruselas, sino a otros destinos pues la Generalitat Valenciana pertenece a lobbies regionales que organizan reuniones y jornadas fuera de la capital de Europa. Aunque si he de ser sincera el vuelo Valencia – Bruselas se ha convertido en parte de mi rutina, es como ir a Madrid. Además, han sido los años de inicio y gestación del Brexit, algo histórico pues siempre había celebrado la entrada de nuevos Estados miembros en la Unión Europea y pensaba que nunca, ninguno, utilizaría el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, y ahora lo estoy viviendo en directo. La verdad es que desde la Generalitat se está haciendo un gran esfuerzo por mantener la tranquilidad de empresas, pues los intereses comerciales son muchos y las consecuencias de una salida sin acuerdo pueden tener derivaciones preocupantes para el sector económico de la Comunitat Valenciana. Y, por otro lado, se encuentran nuestros ciudadanos y ciudadanas en el Reino Unido y los británicos que residen en nuestra tierra; se ha abierto una web que informa de todas las novedades y que está alojada en la del centro de Información Europe Direct y somos punto de información sobre el Brexit, así que hay mucho trabajo.

Como ya he dicho antes, han sido tres años donde he aprendido mucho y he intentado transmitir mi pasión por el proyecto europeo y ahora tengo cuatro años más por delante para seguir desarrollando mi trabajo y seguir aprendiendo.

¿Puedes explicar a los vecinos de Bétera en qué consiste tu trabajo al frente de este departamento?

Mis competencias están reguladas y se trata de dar apoyo al President y al resto de miembros de Consell en sus relaciones con la Unión Europea y con el Estado, que también es otro de los ámbitos de mi trabajo. Es un puesto muy institucional, pero también donde utilizas mucho la pedagogía. A veces cuesta mucho transmitir que cada decisión que se toma en Bruselas tiene una repercusión directa en nuestras vidas y además Bruselas se ve como un ente lejano y para nada es así. Lo que intentamos desde la Dirección general es implicar a las distintas áreas competenciales de la Generalitat en los asuntos europeos, animando a que presenten enmiendas a los dictámenes del comité de las Regiones, a que acudan a reuniones y eventos donde se puedan intercambiar buenas prácticas y establecer contactos que podrían desembocar en un proyecto conjunto. Asimismo, una parte de mi trabajo es difundir las políticas europeas a la ciudadanía, pues, como ya he mencionado anteriormente, tenemos un centro de información Europe Direct que se encarga de dar charlas en colegios y universidades, o donde nos lo pidan, para intentar explicar todo el conglomerado europeo, cosa que a veces resulta difícil.

Uno de los primeros objetivos que nos marcamos desde la Delegación del Consell ante la Unión Europea, encabezada por Joan Calabuig, actual Secretario autonómico, y por mí, fue la de mejorar la imagen de la Comunitat Valenciana antes las instituciones europeas y creo que lo hemos conseguido, pues volvemos a ser recibidos como una región en la que se puede confiar y como un socio de trabajo serio. La reputación de la Comunitat no era demasiado buena y desde que entramos la visión ha cambiado mucho.

También mi trabajo me da la oportunidad no solo de asistir a jornadas muy interesantes, y de seguir aprendiendo, sino también de organizarlas. Son momentos de mucho estrés, pero merece la pena. Este mismo año organizamos una jornada internacional sobre las políticas migratorias en la Unión Europea, en colaboración directa con la antigua Dirección general de Inclusión, de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas e Interact, donde tuvimos la oportunidad de discutir un asunto que está provocando no solo dolores de cabeza a los gobiernos europeos y a la propia Unión Europea, y que tiene mucho que ver con los derechos humanos; y lo peor no es eso, pues la Unión Europea ni los Estados miembros están gestionando este tema de la mejor manera. Lo peor es que además está estimulando el auge de ideologías de extrema derecha, con un discurso xenófobo, y a veces racista, pero muy simple en su fondo, y que en absoluto concuerda con los principios y valores ni de la Unión Europea ni de ningún Estado de derecho. Tuvimos la oportunidad de realizar un taller sobre las noticias falsas y los rumores, que están utilizando algunas formaciones políticas para nutrir su discurso de odio hacia el diferente, y te das cuenta de que, muchas veces, no debemos creer todo lo que se publica en las redes sociales.

Como verás es un trabajo variado, la verdad es que, si tienes ganas de hacer cosas, no paras y el tema de la Unión Europea da para mucho. También llevo las relaciones con el Estado y ahí nos dedicamos a gestionar las comisiones bilaterales que son un paso previo al recurso de inconstitucionalidad e implica el trabajo conjunto de las Consellerias afectadas; se trata de negociar y de llegar a un acuerdo para evitar la interposición del recurso. Como Doctora en derecho constitucional es una parte de mi trabajo en la que aprendo un montón y me encanta.

¿Cuáles son los próximos objetivos?

Uno de los principales objetivos que nos hemos marcado a corto plazo es aplicar las medidas del plan de contingencia del Brexit, para intentar minimizar las consecuencias negativas que este tendrá, máxime si es un Brexit duro, sin acuerdo. Es un plan que se ha elaborado con la participación, y mucho trabajo, de todas las Consellerias y que pretende dar mayor seguridad jurídica tanto a la ciudadanía como a los sectores empresariales con interese económicos afectados por este triste acontecimiento.

Otro de los asuntos en los cuales tendremos que trabajar es en el refuerzo de la oficina de Bruselas. Pese a las limitaciones legales y presupuestarias, impuestas cuando se inició la crisis económica, hemos convocado dos procesos de selección para incluir a dos personas más en el equipo de Bruselas y, si todo sale bien, podremos ir incorporando más personal a la misma. Aunque las personas que están trabajando ahora en Bruselas, están realizando un trabajo excepcional, necesitamos que se incorpore más personal para tener un lobby fuerte ante las instituciones europeas, y personas especializadas en temas como agricultura, algo clave en los tiempos que corren, dadas las consecuencias de los tratados comerciales que la Unión Europea ya ha firmado o está en proceso de firmar. Me refiero a tratados como el de Sudáfrica, cuyas consecuencias están siendo devastadoras para el campo valenciano, o como el Mercosur que, aunque aún le queda recorrido para que se despliegue totalmente, hay que intentar minimizar los aspectos negativos.

Y, como no, seguir con la labor pedagógica sobre la Unión Europea, contribuyendo a construir una Unión más humana y social mediante la participación ciudadana y mediante la concienciación sobre la importancia de los asuntos europeos en nuestra vida diaria.

Además, ahora eres edil del Ayuntamiento de Bétera, ¿puedes compaginar ambos cargos?

Lo primero que hice al recoger el acta de concejal fue renunciar a las indemnizaciones por asistencia a los plenos y al resto de órganos colegiados a los que asistimos la oposición; lo hice en cumplimiento de la normativa vigente en materia de incompatibilidades.

En cuanto a compaginar el cargo, somos varios altos cargos en la Generalitat los que nos encontramos en este mismo caso y se ha solicitado un informe a la Abogacía. Si el informe dice que sí se puede, que es compatible, seguiré, sobre todo si mis compañeros piensan que puedo ser de utilidad. Durante estos años he echado mucho de menos la política local, una política mucho más directa y personal.

A pesar de tu importante trabajo en Europa, ¿tienes tiempo para trabajar por mejorar el municipio de Bétera y sus vecinos?

Intentaré seguir trabajando por mi pueblo, ahora desde la oposición. Eso sí, si en algún momento veo que no llego, cederé mi sitio, pues no sería honesto mantener el acta sin hacer nada, sin trabajar. Tanto estando en el gobierno, como ahora en la oposición, Compromís per Bétera siempre ha trabajado, bien y mucho, y no me perdonaría que por mi culpa bajara el listón, pues lo hemos dejado muy alto.

Y no quería terminar sin ponerme a disposición de todos los vecinos y vecinas de Bétera, mi puerta siempre estará abierta, en Bétera y en Valencia. Durante mis viajes, el mejor premio era volver a casa, a mi pueblo y se echa mucho de menos cuando estás fuera.

 

Foto 1: Compromís

Foto 2: Fundació CV Regió UE

Foto 3: Generalitat Valenciana

Foto 4: betera.com

Imprimir article

Comente esta notícia en el nostre fòrum polsant ací.