Hace justo una semana que la piscina municipal de Bétera fue abierta de nuevo a los usuarios después de varios meses cerrada al público en los que se ha renovado totalmente la cubierta con el objetivo de mejorar su aislamiento, pero además se ha actuado sobre otros muchos aspectos que mejorarán el día a día de los usuarios.

Las obras han sido financiadas por el Plan Provincial de Obras y Servicios de la Diputación de Valencia y han ascendido a 251.749 euros. Con esta inversión se ha impermeabilizado y aislado la cubierta  y se han sustituido los lucernarios, además, se ha construido una cubierta en el Hort de Les Alfàbegues para proteger el cultivo de las monumentales plantas.

Este proyecto se puso en marcha durante la anterior legislatura y han finalizado ahora. La concejala de Mantenimiento de Edificios Públicos, Eva Martínez (C’s), ha heredado este proyecto que ha sufrido modificaciones y algún sobrecoste debido al mal estado en el que se encontraba la cubierta, “en un principio se iba a aprovechar la chapa, pero cuando comenzaron a desmontar se dieron cuenta de que estaba hecha polvo, solo quedaba la pintura. Por lo que se han cambiado las chapas con un grosor superior al que se iba a colocar y el lucernario, también ha tenido que ser más ancho de lo que marcaba el proyecto inicial”.

“Yo hubiese incluido en el proyecto otras cuestiones como los anclajes del tubo del aire acondicionado, que pintados hubiese dado un aspecto más aseado y a futuro, colocaría una pasarela para que los operarios puedan acceder con facilidad a las partes altas, como cambiar luces o arreglar las ventanas, que no funcionan correctamente. También cambiaría el suelo de las gradas, pero no ha sido posible hacerlo en esta intervención”, explica Eva Martínez.

Antes de su reapertura también se actuó sobre los desperfectos de los vestuarios: se han arreglado los baños estropeados, instalado secadores de pelo nuevos y arreglado las duchas de los bebés para que todas puedan ser utilizadas con normalidad.

Planes de futuro para la piscina municipal 

Las obras de aislamiento han terminado pero la nueva concejala ya anuncia que va a “pelear mucho” para poder mejorar este edificio municipal, “me gustaría aprovechar todos los metros cuadrados que todavía hay disponibles para construir una sala de gimnasio con máquinas, “junto con los técnicos hemos valorado la opción de construir la sala donde ahora están las placas solares. Las placas, que sirven para calentar el agua de la piscina no se quitaría, se subirían a la nueva terraza. También me gustaría aprovechar el sótano para construir un spa, hay sitio de sobra para poder construir dos o tres vasos de piscina más”, explica.

Conciliación vida familiar y laboral 

Otra de las opciones que baraja Eva Martínez es aprovechar la zona donde ahora solo hay meses y sillas para construir una pequeña ludoteca en la que “madres y padres puedan venir a nadar mientras los niños se quedan en la ludoteca al cuidado de una monitora. Todo esto hay que pensarlo bien, pero se puede hacer, no es tan complicado y creo que es lo que las vecinas y vecinos de Bétera se merecen”.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia