(EFE) La UPV acogió este miércoles la “Jornada de Humedales Valencianos: los problemas y el futuro de La Albufera“.

Dentro de las jornadas, el catedrático de Botánica de la Universitat Politécnica de València (UPV), Herminio Boira, se mostró pesimista con el futuro de l’Albufera, y manifestó que “era un paraíso pero tiende a desaparecer” debido a que “no hemos hecho nada para mantenerla”.

El catedrático Miguel Jover también participó y aseguró que la situación de este humedal “sí que tiene solución. Si los valencianos quieren, tiene solución”.

En la jornada, se trataron, entre otros temas, los sedimentos que aterran el lago, la calidad del agua, los caudales que no llegan o la vegetación desaparecida.

Según indicaron los expertos, el alarmante descenso de los caudales -de los 500 hectómetros cúbicos de los años 70 a los apenas 200 Hm3 de la actualidad-, la baja la calidad del agua y la existencia de gran cantidad de sedimentos en el fondo y en los canales de comunicación con el mar han reducido considerablemente el calado.

La consecuencia de todos estos problemas fue la desaparición de la vegetación sumergida, sustituida por una proliferación de algas cianofíceas, y con ello la descomposición de la pirámide trófica, provocando una drástica reducción de las especies acuáticas y de la diversidad de las poblaciones de aves.

Boira explicó que “lo fundamental” para un parque natural como es l’Albufera, es que exista “una comisión científico-técnica” que gestione el humedal sin depender de ninguna aportación económica ni política, ya que es importante que en la dirección esté “gente que entienda de qué va y que defienda unas condiciones básicas para que haya vida”.
Ambos expertos coincidieron en que es necesaria la implicación de la sociedad valenciana.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia