La Diputación de València ayudará a los familiares de las víctimas de la dictadura franquista en Llíria y la comarca de el Camp de Túria a localizar y recuperar los restos de los suyos. Según investigaciones de historiadores y testimonios orales se encuentran en el cementerio de la capital de la comarca, donde también podrían estar sepultadas los restos de soldados y vecinos que perdieron la vida en las instalaciones de la prisión y el hospital de sangre que en su momento existieron en el término del municipio edetano.

El primer paso se dio después de la reunión entre el diputado de Memoria Histórica, Ramiro Rivera, y Sergio García Tudela, presidente de la Agrupación de familiares y víctimas del franquismo ‘Cementerio de Llíria’, en la cual el responsable provincial se comprometió a activar por primera vez en Llíria el proceso de localización de fosas comunes y la posterior exhumación e identificación de los restos encontrados.

De este modo, “en el plazo más breve posible se realizará una prospección con georradar en la parte izquierda de la entrada del cementerio, donde existen testimonios y evidencias que pudieran encontrarse estas fosas, con el fin de acotar una zona muy amplia y establecer la superficie en la cual posteriormente excavar en busca de los restos de más de un centenar de personas”, explica el mismo Rivera.

En la reunión entre el presidente de la agrupación de familiares, el diputado y los técnicos de Memoria Histórica se formalizó la solicitud de inicio de un proceso que trata de dignificar la memoria de 112 personas de toda la comarca represaliadas por el régimen franquista y fusiladas en Llíria en tres fechas diferentes. Estos fusilamientos están documentados tanto por el historiador Vicent Gavarda como por las investigaciones entregadas a los familiares por el Grupo para la Recuperación de la Memoria en la Comunidad Valenciana (GRMHCV).

La prospección con *georradar llegará a Llíria después de las realizadas en los cementerios de Gandia y Paterna, donde se han acotado las zonas para iniciar las excavaciones que prevén encontrar los restos de más de 300 represaliados de la Guerra Civil. En los últimos 5 años, la Diputación de València ha invertido 2 millones de euros en este proceso, con 850 cadáveres recuperados y en proceso de identificación.

Por otro lado, según apuntan los técnicos, en la capital de el Camp de Túria hubo una prisión y un hospital de sangre, una especie de centro sanitario de retaguardia, en los cuales murieron tanto soldados como vecinos detenidos por sus ideas políticas, y que podrían estar igualmente sepultados en el cementerio de Llíria.

En estos casos, no existen evidencias que ayudan a activar los trabajos de localización, por lo cual el diputado de Memoria Histórica recuerda que “es fundamental que los familiares reclamen esta busca y aporten información sobre el rastro que dejaron sus seres queridos, puesto que es esencial para iniciar los trabajos y que estos puedan dar resultado con la identificación de los restos”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia