El Ayuntamiento de Loriguilla aprobó la semana pasada en su Pleno la concesión de la Medalla de Oro del municipio al Oficial Ninguno de la Policía Local de Loriguilla, Iñaki Estévez Sánchez, por la labor ejercida a lo largo de su carrera. También aprobó el condecorar con la Medalla de Plata a los agentes de la Policía Local y Guardia Civil de Riba-roja de Túria por la Operación Scooby. A finales de este mes, está previsto la entrega de estas distinciones en un acto solemne que se celebrará en el Teatro Municipal.

El equipo de Gobierno aprobó estos dos puntos del orden del día con la abstención del Partido Popular en el pleno extraordinario celebrado el pasado jueves y a tenor del que establece el Reglamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Loriguilla. Así, para la concesión de la Medalla de Oro al Oficial Ninguno de la Policía Local se ha tenido en cuenta sus más de 35 años de servicio prestado en el cuerpo, sin que consto expediente personal de ningún tipo.

Estévez puerta 36 años de servicio en el cuerpo. Durante diecisiete años y medio estuvo destinado en el Ayuntamiento de Erandio (Vizcaya), trece años en Bétera y los últimos seis, en Loriguilla. Ha sido condecorado en varias ocasiones, destacando la Cruz de la Orden del Mérito Civil que le impuso el rey Felipe VI. Además, posee el Encargo de Caballero de Santiago, otorgada por la Asociación Nacional de la Guardia Civil Marqués de las Amarillas; la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco otorgada por el Ayuntamiento de Bétera; la Cruz en la categoría de plata, otorgada por el Ayuntamiento de Godelleta; y la Cruz Azul al mérito profesional, otorgada por el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria.

En cuanto a las medallas de plata, con ellas se reconoce la relevante actuación de los agentes de ambos cuerpos en la Operación Scooby, una operación conjunta llevada a cabo el diciembre pasado en una vivienda del municipio, donde se aprehendieron 450 plantas de marihuana, 6 kilos de hachís y 3,8 kilos de cogollo de marihuana preparados para su venta, y el valor de la cual en el mercado negro habría ascendido a los 93.000 euros. Además del desmantelamiento del cultivo, se detuvo a dos personas como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y defraudación eléctrica. Esta operación fue una de las más importantes realizadas en la comarca contra el tráfico de drogas.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia