El Consell dará ayudas de 57 millones de euros a los autónomos con el apoyo del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Asimismo, ha hecho una llamada, junto a los agentes sociales, a la presentación de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) como una medida coyuntural que debe concluir al mismo tiempo que el estado de alarma por la epidemia del coronavirus.

En este sentido, Puig ha reiterado que la Conselleria de Economía tendrá “especial cuidado para que nadie aproveche este momento para actuar de manera deshonesta o no decente”.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha reunido con el presidente de la patronal CEV, Salvador Navarro, el secretario general de UGT-PV, Ismael Sáez, y el de CCOO PV, Arturo León, para analizar el real decreto del Gobierno para hacer frente a las consecuencias económicas del coronavirus. Durante el acto se ha guardado la distancia de seguridad. También han anunciado una línea de 40 millones ampliables en créditos participativos del IVF para mejorar la solvencia de las empresas y que puedan solicitar préstamos a los bancos con el aval del 50 % del Gobierno de España.

Son medidas complementarias al decreto ley anunciado ayer por el Gobierno para que las empresas puedan acceder sin problemas al programa de financiación del Ejecutivo, según han anunciado tras el encuentro, en el que también han participado los consellers de Hacienda, Vicent Soler, y de Economía, Rafa Climent, y el director del IVF, Manuel Illueca.

Los créditos participativos del IVF -“el instrumento más potente de la Generalitat para actuar junto con el ICO y otros organismos”, ha destacado Puig-, computarán como capital de las empresas y el banco público dará una carencia de tres años a estos préstamos, que serán a 10 años, para garantizar la recuperación de las empresas.

Las acciones en favor de los autónomos,que se formalizarán la semana que viene en un pleno del Consell extraordinario, tienen como gran objetivo que no se destruya empleo y que ningún autónomo se quede sin actividad.

La CEV ha trasladado un mensaje de tranquilidad con el fin de que no se tomen “decisiones precipitadas”, mientras que CCOO ha manifestado que las administraciones públicas están “detrás” y van a a aportar “recursos ingentes” y UGT ha pedido a los empresarios que no acudan a expedientes de despido.

Todos han hecho un llamamiento a la ética y la moral de las empresas a la hora de aplicar ERTEs durante la pandemia de coronavirus, y que se limiten al tiempo de estado de alarma.

Puig ha querido huir del alarmismo en una situación “gravísima y de consecuencias enormes” en la que va a haber “una avalancha” de parados por los ERTE, y ha indicado que lo que hay que hacer es trabajar en dar respuesta a los distintos escenarios.

Salvador Navarro ha insistido en que las medidas anunciadas ayer por el Gobierno van en la buena dirección, pero puede que sean insuficientes si no se ponen en marcha de forma rápida y ágil, y ha pedido que se suspenda la obligación de pago de las cotizaciones si los ingresos de los empresarios autónomos son cero.

La CEV reivindica un apoyo explícito a todos los sectores productivos, la actualización los pagos pendientes de las distintas administraciones públicas a las empresas y que tanto el Gobierno central como el resto de administraciones públicas deberían renunciar a aumentar la presión fiscal durante, al menos, este ejercicio.

Navarro ha mostrado su preocupación por que los autónomos necesitan “soluciones definitivas” y no que las ayudas lleguen “cuando ha caído un 75 %.

Desde CCOO PV, León ha considerado fundamental que la Generalitat se comprometa a no resolver los contratos de empresas que prestan servicios a las administraciones públicas valencianas, y después, una vez pase la actual crisis, tendrán que generar estímulos para las contrataciones por las administraciones y los sectores productivos.

Por su parte, el secretario general de UGT-PV ha destacado que cuanto más se agilice la aprobación de los ERTEs más tranquilidad se da, y cuanto antes se hagan efectivas las prestaciones por desempleo, mejor, y ha reclamado que se considere a los fijos discontinuos -que iban a comenzar a trabajar en la hostelería turística de cara a la campaña de verano- en situación de desempleo a partir del 16 de marzo y así tengan derecho al cobro de la prestación.

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) solicitados por empresas de la Comunitat Valenciana ascienden a 781, que afectan a 10.884 trabajadores, según los datos acumulados hasta la noche de este martes.

La Dirección General de Trabajo ha recibido 20 expedientes para 2.941 trabajadores, la Dirección territorial de Valencia ha registrado 350 ERTE para 4.108 empleados, la de Alicante 308 para 2.717 trabajadores y la de Castellón,103 expedientes que afectan a 1.118 personas, ha informado este miércoles la Conselleria de Economía.

Los datos corresponden a los ERTE presentados entre el día 12 de marzo y este martes a la medianoche.

Acfectados hasta la fecha por el Coronaviurs a la Comunitat Valenciana

La Conselleria de Sanidad ha confirmado este miércoles 185 nuevos positivos en coronavirus en la Comunitat Valenciana. Este nuevo dato eleva a 726 los casos en una región donde hasta el momento han fallecido 22 personas y 40 pacientes se encuentran en la UCI.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha informado en rueda de prensa de que entre los nuevos 185 positivos hay 95 hombres y 90 mujeres, y entre ellos tres menores de 14 años.

Del total de 22 fallecidos en la Comunitat Valenciana por coronavirus, uno se ha producido en la provincia de Castellón, 10 en la de Valencia y 11 en la de Alicante.

Las instalaciones de la Escuela de Enfermería del antiguo hospital La Fe de Valencia han empezado a ser vaciadas para iniciar las obras y que, en un plazo de diez días, estén en condiciones para ser utilizadas si es necesario.

En esta ala del antiguo hospital, que permanecía cerrado desde hace tiempo, se habilitarán 75 camas más por si es necesario atender a afectados por coronavirus. La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha informado que en un plazo de diez días estará en condiciones para ser utilizado si es necesario.

Por otra parte, las residencias de ancianos públicas y privadas de la Comunitat Valenciana en las que se produzcan brotes de coronavirus pasan al control y protección de la Conselleria de Sanidad, que tendrá plena capacidad de inspección para evaluar la situación y tomar las medidas oportunas. Se trata de una medida que estará en vigor el tiempo que dure la pandemia.

En la residencia de ancianos de Torrent (Valencia), donde hay 77 residentes, 51 están aislados con síntomas y 38 hospitalizados, 32 de ellos en planta y 6 en la UCI. En este caso, se han incorporado a la residencia 20 enfermeros, 34 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) y dos médicos incorporados al personal de las residencias.

La Policia Nacional recuerda la obligación de permanecer también en casa los festivos

La Policía Nacional recuerda que en virtud de lo establecido en el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria es obligatorio permanecer en el domicilio también durante los días festivos, como lo será el de mañana, festividad de San José.

En un comunicado, se recuerda que durante la vigencia del estado de alarma las personas únicamente podrán circular por las vías o espacios de uso público para la realización de una serie de actividades muy concretas, entre las que no se encuentran los traslados a una segunda residencia.

Por tanto, se recuerda la obligatoriedad de permanecer en la residencia habitual y se advierte de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad velarán para que este tipo de desplazamientos no se lleven a cabo.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia