La Dirección General de Medio natural y Evaluación Ambiental, entidad dependiente de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, ha ordenado la suspensión de la caza y de la pesca continental recreativa.

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, no contempla la actividad cinegética ni la pesca entre los supuestos permitidos para la libre circulación de personas; hecho que motiva la decisión de la Conselleria dentro de los marcos de interpretación de la norma.

La nota informativa emitida por Medio natural y Evaluación Ambiental, motivada por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, señala que el desplazamiento para el desarrollo de estas actividades durante el Estado de Alarma “no queda justificado como causa de fuerza mayor o situación de necesidad”.

La suspensión se extiende a todos los concursos y competiciones de pesca, que comportan concentraciones de personas, y a cualquier acción de caza recogida en la Ley 13/2004, de 27 de diciembre.

También incluye a la caza por razones de control, gestión, científicas o educativas. En este sentido, la nota especifica la prohibición de la actividad de control de especies cinegéticas que se desarrolla en época primaveral.

La suspensión estará vigente durante el Estado de Alarma (28 de marzo). A partir de esta fecha, y en caso de prorrogarse el periodo de alarma, se efectuará una nueva valoración de las medidas adoptadas.

Prohibición de quemas controladas

Por otro lado, hay que recordar que, a causa de la situación excepcional en la cual nos encontramos por el avance del coronavirus y con coherencia con las medidas preventivas recomendadas, no se pueden hacer cremas agrícolas ni actividades lúdicas al entorno rural y forestal.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia