El vecino de Bétera,Rafael Bertomeu, nos envía un nuevo poema:

LA LÁGRIMA

Mirándote a los ojos

vi salir una lágrima asustada.

Se escondía para que no la viera,

para que no comprendiera

que era por mí por quien llorabas.

Se deslizo suavemente

por tu mejilla encarnada

teñida de dolor

al saber que me marchaba.

La recogí con cariño,

y haciéndole al destino un guiño

te dije que no lloraras.

Que no me iría.

Que mientras de tus ojos

salieran lagrimas de pena

yo las guardaría.

Desde ese día todas las noches,

cuando la luna asoma,

ella deja caer una lagrima dorada.

Él la recoge con cariño

y la guarda bajo su almohada.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia