La Conselleria de Economía Sostenible y el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) han propuesto un modelo de acción para iniciar los planes de reconversión o reflotación de los sectores industriales de la Comunitat Valenciana.

Como ya se anunció la semana pasada el conseller de Economía, Rafa Climent, y la directora general del Ivace, Júlia Company, han iniciado una ronda de contactos con los clústeres industriales de la Comunitat para analizar la situación de los distintos sectores e intentar adelantarse con medidas a la situación de las empresas tras la COVID-19.

Ayer martes se celebró la primera reunión con el sector textil. Sus representantes se mostraron agradecidos por la iniciativa de la conselleria y mostraron “su total y absoluto” apoyo a esta iniciativa.

Junto a Rafa Climent y Júlia Company participaron en este primer encuentro personal técnico del Instituto; el director general de Economía, José Soler; el secretario de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunitat Valenciana (Ateval), Pepe Serna; el director de Aitex, Vicente Blanes; el director de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana, Gonzalo Belenguer, representantes del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y la consultora valenciana Improven, experta en planes estratégicos en empresas.

El plan de acción propuesto por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial contará con la colaboración del clúster empresarial del sector, en este caso Ateval, con quien se trabajará de forma coordinada.

El clúster será el encargado de hacer una primera selección de aquellas empresas que, por su situación de partida y posibilidad de futuro, puedan acogerse al plan de viabilidad. Esta selección la realizará a través de una herramienta ‘online’, derivada del proyecto InterregfinMED, en el que participa Ivace, que incluirá un cuestionario que deben cumplimentar las empresas.

En paralelo el Ivace está estudiando la definición de una convocatoria de ayudas que facilite a las empresas la puesta en marcha de dicho plan “que solo se aceptará -ha insistido Climent- si está homologado por consultoras expertas”.

Sobre la mesa también se ha puesto la posibilidad de que el Ivace anticipe a las empresas hasta el 50% de la ayuda para la ejecución del plan. El 50% restante dependerá de la aprobación de una comisión Evaluadora, que estará formada por el Ivace, el IVF, el clúster y el instituto tecnológico del sector.

Esta comisión evaluará la aprobación de la concesión total de la ayuda y además emitirá un certificado de idoneidad a las empresas. Las empresas que reciban dicho certificado podrán, una vez definido su plan de necesidades financieras, acudir a entidades como el IVF, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). La idea es que estas instituciones suscriban acuerdos preferentes de financiación para estas empresas que cuenten con el certificado.

Se prevé que precisamente el rigor en la selección de las empresas viables y sus planes de acción minimice el riesgo técnico evaluado por los servicios financieros de estas instituciones.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia