TIRANO 

Nubarrones rojos enrabietados

rasgan el cielo en mil pedazos

anunciando el mal que se avecina.

Se estremece la hierba mal herida

por un vendaval de aire desatado

que agita un mar embravecido.

No habrá perdón para el traidor.

Llamaré a las puertas del Infierno

exigiendo justicia aquí en la tierra.

No ha de temblarme la mano cuando

 empuñando la espada vengadora

cumpla hoy con el destino

arrancándole corazón a ese tirano.

Autor: Rafael Bertomeu
Imprimir article
Comenta aquesta notícia