Fue creo, a últimos de febrero o tal vez fue a principios de marzo, no lo recuerdo concretamente cuando, las fatídicas noticias llegaban de Wuhan, ciudad de China central de la cual no había sentido nunca hablar, y teniendo en cuenta informaciones que yo había leído en el sentido que aquí en España, cada año morían aproximadamente 6.000 personas por la gripe común, cuando se me ocurrió escribir un comentario por el cual ahora pido disculpas. El comentario en cuestión decía: “esto durará lo que llevarán dos piezas de hielo en un Whisky on the Rocks”. Utilicé la letra de una preciosa canción de Sabina y la convertí en una frivolidad, una pedantería y una clara falta de información, haciendo acto de presencia la estupidez humana, mi estupidez. Perdona Joaquin. Y os pido disculpas a todos aquellos que os llegó el mensaje.
Ahora que la maldita pandemia ha recorrido “Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal” y todo el resto de calles y lugares de todo el estado español.
Ahora que ya hace más de un mes que se declaró el Estado de Alarma, porque las consecuencias iban empeorando de un día para el otro y hace más de un mes que estamos confinados en casa, basura una demostración de responsabilidad por parte de la gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas.
Ahora que hemos visto y hemos comprobado que los servicios sanitarios de todo nuestro país han luchado, luchan y sin duda continuarán luchando con una admirable profesionalidad, una inestimable humanidad y una maravillosa empatía.
Ahora que las medidas tomadas están empezando lentamente a tener resultados positivos y esperanzadores.
Ahora que tenemos todos claro que el más importante en esta vida, sin duda, es la salud y que una vez se disipan las nubes negras, vendrán otros problemas socioeconómicos que con el esfuerzo y sacrificio por parte de todos y en especial, de la clase política, agentes sociales y empresariales, también se resolverán con la misma profesionalidad, humanidad y empatía que lo está haciendo el mundo sanitario.
Ahora que las fuerzas de cada cual de nosotros van menguando y las esperanzas paren adquirir unas tonalidades grises.
Ahora precisamente ahora, es cuando tenemos que pensar con todas nuestras fuerzas y voluntades que “por muy alto que nos coloquemos el listón hay que brincar con la intención de ser felices” (J.M.S.). De nuevo utilizo letras otros, con la esperanza que esta vez no sean una frivolidad ni una pedantería. Será la única manera de volver a darnos la mano, ver a aquellos que estimamos, a abrazarnos y a besarnos; besarnos con aprecio, con pasión y sobretodo con amor.
Cuánto de tiempo hace que los peces de hielo se van *derretir en aquel vaso de Whisky on the Rocks!

Autor: Vicent Sorlí
Imprimir article
Comenta aquesta notícia