Las brigadas forestales de la Diputación de Valencia iniciarán mañana martes, 21 de abril, un dispositivo de vigilancia en la montaña valenciana. La finalidad es detectar incendios forestales en su fase inicial y reducir al máximo el tiempo de respuesta.

La reincorporación de los brigadistas se realiza a consecuencia del alzamiento de la prohibición de las cremas agrícolas por parte de la Dirección General de Prevención de Incendios Forestales de la Generalitat.

En este sentido, se ha intensificado la coordinación con este organismo para reforzar el apoyo de las brigadas de Divalterra, distribuyendo las unidades operativas en zonas de especial riesgo de incendios.

Los efectivos, que permanecían confinados en sus domicilios y movilizables para casos de emergencia, tendrán que seguir un protocolo especial de actuación elaborado con motivo de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19.

Este documento contiene medidas para la protección de la salud del colectivo de brigadistas y la minimización del riesgo de contagio, además de las directrices para la utilización de las herramientas de trabajo y elementos de protección individual (EPI’s), para los cuales se ha adquirido el material necesario para su desinfección.

Las brigadas también cuentan con puntos de vigilancia en zonas altas del territorio valenciano que los permiten divisar una amplia superficie de terreno forestal, y de esta manera poder detectar situaciones de riesgo que podrían desencadenar algún incendio.

De manera complementaria, los brigadistas de la Diputación realizan vigilancia en ruta. Esta acción permite también comprobar el estado de los caminos y pistas forestales por los cuales tienen que transitar los vehículos de emergencia en caso de incendio.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia