La portavoz del Gobierno Español, María Jesús Montero, ha avanzado este martes que los menores de catorce años podrán a partir del 27 de abril acompañar a un adulto en las actividades que ya permite el estado de alarma, como ir al supermercado, a la farmacia o en el banco.

Se trata de un alivio parcial del confinamiento, según Montero, que ha advertido, sin embargo, que la prioridad del Gobierno es evitar un hipotético avance de la pandemia, por lo cual ha apelado a la responsabilidad individual de los progenitores porque durante esas salidas garanticen la seguridad de los niños, pero también de los otros ciudadanos.

Lo que se plantea en la prórroga del estado de alarma es que los niños puedan acompañar a un adulto a realizar las actividades que ya previamente se contemplaban en el decreto, como por ejemplo ir al supermercado, a la farmacia o a entidades financieras.

“Se trata de preservar que la salida de las personas que abandonan su domicilio estén tasadas, que sean por causas que ya estaban previamente delimitadas”, ha expuesto la también ministra de Hacienda.

La portavoz ha resaltado que los supermercados “están muy controlados” porque no haya aglomeración de personas y porque las entradas sean ordenadas y se guardan las distancias de seguridad: “Igualmente hay que hacer con los niños”, ha dicho.

Ha negado que los acuerdos por el Consejo de Ministros contradiga las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando anunció el pasado sábado el alivio parcial del confinamiento de los niños.

“Quizás esto de respirar algo mejor el aire fresco se refería, justamente, a la capacidad de poder abandonar sus domicilios personas que, como no trabajarán y no tienen colegios, no han visto la luz” durante el confinamiento, ha dicho Montero.

Ha recordado que la mayoría de los niños ha permanecido en sus domicilios desde que se decretó el estado de alarma y que, teniendo en cuenta la fase evolutiva de la pandemia, la probabilidad que estén contagiados o puedan transmitir la dolencia es “realmente baja”.

También ha insistido que la salida de los menores de catorce años -los mayores de esa edad ya pueden hacerlo- tendrá que ser controlada, cumpliendo “de manera escrupulosa” las normas de higiene y distanciación social, y que este alivio parcial del confinamiento no significa que se estén relajando las medidas de contención.

La decisión de permitir a los menores acompañar a uno de sus progenitores, ha reiterado, se ha tomado siguiendo la recomendación de los expertos y “haciendo ponderación del riesgo y beneficio del momento que nos encontramos”.

Sobre si tendrán que llevar o no máscaras, la portavoz ha dicho que la evidencia científica pose de manifiesto que en los niños es menos eficiente, puesto que es complicado que no se toquen la cara o que las mantengan posadas, entre otras dificultades.

Montero ha matizado que si hay una persona que no convive habitualmente con el niño, “hay que evitar ese contacto efectivo y, por lo tanto, no producirlo”.

La portavoz ha señalado que en los próximos días Sanidad y la vicepresidencia de Derechos Sociales elaborarán un documento que trato de dar respuesta de manera “amena e intuitiva” a las preguntas más frecuentes sobre este asunto, que, sin embargo, no será un sustituto del “sentido común”.

Además, ha señalado que la solicitud de prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo contempla, así mismo, que el Ministerio de Sanidad pueda dictar órdenes, instrucciones o guías sobre las actividades y desplazamientos permitidos y que pueda ampliar o restringir territorialmente los lugares, establecimientos o actividades permitidos por el decreto de alarma.

De este modo, se hará un proceso de desescalada “que puede ser diferente” en función de la evidencia científica y del seguimiento epidemiológico de cada territorio, regido por un sistema de marcadores que permitirá tomar decisiones en cada momento.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia